Aún no se sabe si son propias de Teresa Romero o se deben al suero de la hermana Paciencia

La enfermera empieza a crear defensas contra el virus del ébola y el PP sigue inerme

Continúa preocupando su pulmón y todavía no se descartan nuevas complicaciones

La auxiliar de enfermería Teresa Romero infectada por el virus del ébola al haberse contagiado del religioso García Viejo está «animada».

Después de la «leve mejoría» experimentada el viernes, Romero pasó una buena noche y este 12 de octubre de 2014 aparece con una leve mejoría.

«Está orientada, entiende y colabora».

Romero ha empezado a crear defensas contra el virus, aunque aún no se sabe si son propias o gracias a los anticuerpos del suero de la hermana Paciencia, cuya última dosis recibió el viernes.

Sin embargo, el pronóstico sigue siendo grave y no se descartan complicaciones pulmonares, cardiovasculares, etc.

El que no mejora y tiene el asunto complicado a corto y medio plazo es el PP.

Como explican Carlos E. Cué y Anabel Díez en ‘El País’, elGobierno está concentrado en resolver la crisis sanitaria provocada por el primer contagio de ébola fuera de África.

Esa es su prioridad absoluta: salvar la vida de Teresa Romero y evitar más contagios.

Pero el Ejecutivo está compuesto por políticos y es inevitable que piensen también en política.

El Gobierno es consciente de que los primeros días de la crisis la imagen ofrecida no ha sido buena y confía en recuperarla a partir de este fin de semana.

No solo por el giro de estrategia de comunicación y el cambio de discurso para alabar a la enfermera y a los profesionales sanitarios, muy molestos con el Gobierno.

También porque el paso del tiempo hace pensar al Ejecutivo de que es posible que nadie más que Romero, ni siquiera su marido, se haya contagiado.

Pasan los días y aumentan las posibilidades de que ella sobreviva y de que no den positivo ninguna de las personas internadas en el Carlos III por haber tenido contactos con Romero.

La Moncloa se concentra además ahora en buscar mensajes de tranquilidad y designar portavoces de alta cualificación científica que acudan a los medios y puedan calmar a la población.

Mariano Rajoy ha tomado las riendas de la situación al darse cuenta de que la crisis se le iba de las manos con un colectivo médico indignado, un ambiente de psicosis en la ciudadanía, una imagen internacional delicada y una sensación de descontrol muy criticada en los medios.

Después de la crisis de la ley del aborto, Rajoy intenta ahora apagar esta para centrarse en la economía, su gran apuesta pensando ya en el año electoral de 2015, con el PP movilizado y los barones cada vez más inquietos.

El presidente ha dejado las consecuencias políticas para después, pero algunos en el partido y el Gobierno creen que alguien caerá.

 


Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído