Javier Limón, tras ser dado de alta, le dedica un recuerdo a Excálibur: "El hijo que nunca tuvimos"

Para el marido de Teresa no hay perdón que valga: «Ejecutaron al perro y casi matan a mi mujer»

"Es una historia plagada de errores, desaciertos y falta de control político"

El marido de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, Javier Limón, ha asegurado que el caso de su mujer, que se contagió de ébola atendiendo al misionero Manuel García Viejo,

«es una historia plagada de errores, desaciertos y falta de control político».

Tras ser dado de alta este lunes 27 de octubre de 2014, Limón ha concedido una rueda de prensa en la que ha denunciado que su perro Excálibur fue «ejecutado sin darme la oportunidad de reclamar». Limón ha dado las gracias al personal sanitario que ha atendido a Teresa y a todas las personas que le han apoyado a él y a su mujer.

LIMPIAR LA IMAGEN

«Ahora llega un momento nuevo de exigir responsabilidad y limpiar la imagen de Teresa», ha señalado Limón, que ha defendido que su esposa «nunca ha sido culpable». «Sólo se le puede achacar su amor a la profesión y su entrega a los demás.

Se ofreció voluntaria para ayudar aún a riesgo de poner en peligro su vida», ha destacado.

Limón ha tenido un recuerdo inolvidable para el perro de la pareja al que consideraban «el hijo que nunca tuvimos». Y ha recordado

«esas pisadas que oía al abrir la puerta, ese calor de su piel en mi regazo, ese ser celoso que al acariciar a otro perro exigía su caricia…»

El marido de la auxiliar de enfermería ha denunciad que su perro «fue ejecutado» sin darle «la oportunidad de reclamar».

«Como hemos visto en EE.UU. no era necesario. Hemos perdido la oportunidad científica de ver el desarrollo de la enfermedad en animales. Y lo peor de todo, no hemos dado ninguna oportunidad a nuestro perro Excálibur. Ni siquiera se comprobó que estuviera afectado»,

se ha lamentado.

CAÑA AL CONSEJERO

Sobre el consejero madrileño de Sanidad, Javier Rodríguez, Limón ha afirmado que quiere que se depuren responsabilidades. «Ha puesto en boca de Tere cosas que no dijo», ha asegurado.

A pesar de que el consejero pidió disculpas por carta a la familia Limón Romero, el marido de la auxiliar ha dicho:

«no acepto el perdón del consejero porque han matado a mi perro y casi a mi mujer».

Limón ha agradecido, en su nombre y en el de su mujer, al personal sanitario del Hospital de Alcorcón y del Carlos III y

«en especial a todo el equipo formado formado por médicos, enfermeros y enfemeras, personal de limpieza y celadores». «Han estado en todo momento con Tere. Sin su apoyo, esfuerzo, abnegación y sus inmensas dosis de cariño no hubiera sido posible salvar su vida. A ellos les debo yo personalmente que me hayan devuelto a mi mujer y podamos hablar de un futuro juntos».

El marido de Teresa Romero ha dado las gracias a la hermana Paciencia, que donó su plasma para que le sirviera de tratamiento a la auxiliar de enfermería.

«Si está viendo esto, Teresa está deseando salir para darle las gracias personalmente, darle un abrazo y decirle lo importante que ha sido para ella».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído