Su coste es de únicamente 20 centavos de dólar

La centrifugadora de sangre hecha de papel que detecta la malaria en sólo 15 minutos

También es capaz de separar los glóbulos blancos y las plaquetas

Podrían ser ideales para laboratorios de países con recursos escasos

Las centrifugadoras comerciales son un equipamiento básico en cualquier laboratorio biomédico, pero en los países con bajos recursos o escaso acceso a electricidad, consumibles o personal preparado en cuidados médicos el coste de comprar un aparato, su mantenimiento y funcionamiento puede suponer cientos de dólares al año.

Gracias a esta máquina se ha logrado aislar los parásitos de la malaria en muestras de sangre infectadas haciéndola funcionar durante 15 minutos y este concepto puede ampliarse para hacer centrifugadoras baratas de plástico impresas en 3D.

Inspiración en un juguete
Un equipo de expertos de la universidad estadounidenses de Stanford, inspirados por un antiguo juguete, han creado este nuevo tipo de centrifugadora manual. La sangre se coloca dentro de tubos capilares (unos estrechos tubos de ensayo) que se ponen entre dos discos de papel y se sujetan con tiras de velcro. El movimiento giratorio para centrifugar se logra enrollando y desenrollando, gracias a dos asas de madera, dos cuerdas hechas de hilo de pesca que atraviesan el centro de los discos.

Los autores señala que la «papelfugadora» puede usarse para centrifugar sangre a unas 20.000 revoluciones por minuto -una velocidad comparable a las tradicionales- y puede alcanzar hasta 125.000 revoluciones por minuto, «la mayor velocidad de rotación alcanzada por un aparato accionado con fuerza humana».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído