Al compi yogui de Letizia no le van bien las cosas

López Madrid: la Audiencia reabre la causa de la dermatóloga que le demandó por agresión

López Madrid: la Audiencia reabre la causa de la dermatóloga que le demandó por agresión
López madrid y la dermatóloga Elisa Pinto. EP

El annus horribilis de Javier López Madrid, compañero de yoga de la reina Letizia y yerno del todopoderoso magnate de OHL Villar Mir, se complica aún más.

Hace pocos días era detenido por la Guardia Civil a su llegada a Madrid procedente de Londres, donde se había exiliado exilió para estar lejos de los focos mediáticos y judiciales.

Después de pasar la noche en los calabozos salió bajo fianza de 100.000 euros pero metido hasta el cuello en la Operaciòn Lezo, la que ha llevado al ex presidente madrileño Ignacio González a la cárcel.

López Madrid está imputado por haber pagado comisiones a González a cambio de la obra de un tren a Navalcarnero, encargada a la empresa de Villar Mir, obra que nunca se realizó por cierto.

López Madrid está condenado por el uso de las tarjetas black de Cajamadrid, está imputado en la trama Púnica y estaba acusado de acosar sexualmente a Elisa Pinto, la antigua dermatóloga de la familia.

Según la doctora, el ejecutivo le hizo la vida imposible en su propia consulta y en la casa familiar.

La prestigiosa especialista acabó apuñalada primero y agredida una vez más, por unos individuos que según, la instrucción del caso, tenían relación presuntamente con López Madrid y con el comisario José Villarejo.

Está probado que López Madrid, había encargado a Villarejo protección y consejo en este tema.

Las denuncias de la doctora Pinto contra López Madrid, habían sido archivadas provisionalmente y la prensa amiga de López Madrid y Villarejo daba por sentado que el caso estaba finiquitado, que la doctora estaba trastornada, mentía y López Madrid era una víctima de sus desvaríos.

Pero este 28 de abril de 2017 la Audiencia ha estimado el recurso de los abogados de la doctora Pinto, ordena reabrir la causa, y no sólo considera que la doctora ha sido víctima de agresiones graves indudables, sino que ordena que el Juzgado número 39 practique diligencias que no habían sido hechas anteriormente, considera que las investigaciones están plagadas de errores y carencias y obliga al comisario Villarejo a someterse a la rueda de reconocimiento que siempre consiguió eludir, para comprobar si estaba entre los agresores de la doctora Pinto.

El día del apuñalamiento, la dematóloga estaba acompañada de su hijo menor, al que llevaba al colegio.

El auto de unos 20 folios recoge los sms recibidos por Elisa Pinto, en los que se escriben frases como:

«Ya te dijimos que López Madrid quiere que cierres la boca».

Otro mensaje escribe:

«Esta semana hemos seguido a tus hijos. El mayor fue a casa de un amigo el miércoles. Ten cuidado, la casa no es muy segura. Podría entrar cualquiera»; «Lo peor no será que te matemos, lo peor será que matemos a uno de tus niños. Te dejaremos vivir para que te arrepientas toda la vida»; «Te vamos a matar, has hablado demasiado, como no sabes callarte solita te callaremos nosotros»; «Cambia tus declaraciones o sabrás lo que es el infierno; aún estás a tiempo de recapacitar, a Villarejo no le va a gustar nada tener que dar explicaciones. Ya te dijimos que López Madrid quiere que cierres la boca».

Los mensajes son como para amedrantar al más valiente pero Pinto siguió adelante judicialmente a pesar de todos los obstáculos y campañas de prensa y ahora empieza a ver el final del túnel y la justicia a su favor.

Al compi yogui de Letizia no le van bien las cosas. Los reyes le han dado la espalda, la alta sociedad de Madrid ya no quiere ser invitada a su yate y en el palco del Bernabéu no está bien visto.

Varios tribunales esperan a López Madrid para sentarlo en el banquillo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído