Pánico en la zona norte de Madrid

El violador de La Paz: el encapuchado que secuestra a punta de pistola

La Policía busca a un facineroso que, en la última quincena de abril, secuestró a dos mujeres en el entorno del área sanitaria para después violarlas

El violador de La Paz: el encapuchado que secuestra a punta de pistola
Delincuente, violador, encapuchado. PE

El tipo actuó entre las nueve y las diez de la noche, cuando la afluencia de gente en la zona es menor

Desde hace semanas una preocupación acucia a los vecinos de la calle Arzobispo Morcillo, situada en el Distrito de Fuencarral-El Pardo, a los pies del Hospital Universitario de La Paz.

Ocurrió en la segunda quincena de abril. Un hombre, a punta de pistola, secuestró, en dos momentos diferentes, a dos mujeres en las calles próximas al completo hospitalario.

Posteriormente, las llevó a otro lugar y las violó. Hay ya, al menos, dos denuncias interpuestas, y la Policía está tratando afanosamente de atraparlo.

El facineroso obró de manera similar con las dos mujeres que interpusieron la denuncia.

Ambas violaciones tuvieron lugar en los últimos quince días. Esto es, en el período comprendido entre la Semana Santa y el puente de principios de mayo.

Entre la primera y la segunda de las violaciones hubo, según parece, una semana de distancia, aunque en este sentido los datos son confusos.

Nada de lo ocurrido tuvo lugar en el interior o en los edificios del complejo sanitario. Esa zona del distrito de Fuencarral-El Pardo, conocida como La Paz, fue el lugar donde ocurrieron los hechos.

Durante el día, las calles aledañas al complejo hospitalario son un trasiego de gentío que va y que viene al centro sanitario.

Quizá por eso, en ambas ocasiones, el tipo actuó entre las nueve y las diez de la noche, cuando la afluencia de gente en la zona es menor. Se trata de un suceso que todavía no había trascendido a los medios pero que mantiene atemorizado al barrio.

El procedimiento del violador

La calle Arzobispo Morcillo desemboca en los principales edificios del completo sanitario de La Paz. Discurre perpendicular a la Avenida de la Constitución. A un lado, deja el campus de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Al otro, un pequeño y elevado parque plagado de árboles.

El procedimiento seguido por el violador es el mismo en los dos casos de los que se tiene constancia hasta el momento. El hombre, cuando ve a la víctima, se baja del coche con la cara tapada y sigue a la mujer, andando por la acera del lado del parque. Ella escapa, creyendo que se trata de un ladrón.

En un momento dado, saca una pistola, le apunta y le dice que se meta en el coche. Acto seguido, le tapa los ojos y se la lleva lejos de la zona. La mujer no sabe dónde está. Al menos así fue como ocurrió con la primera de las víctimas. Durante dos o tres horas la tuvo secuestrada. Después de violarla, la soltó en otro punto de la ciudad.

El segundo de los casos pudo suceder en otro lugar cercano: concretamente, en la zona del puente del Ramón y Cajal, que cruza la carretera M-607. Las dos localizaciones están situadas a pocos minutos la una de la otra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído