Radiografía de sistema público de salud español

Sanidad en España: buena, bonita, barata y para todo el mundo

El SNS cuesta menos que la media de los sistemas de la Unión Europea

Sanidad en España: buena, bonita, barata y para todo el mundo
España, el SNS, los médicos y la medicina. EE

A pesar de los recortes, el SNS se ha adaptado aumentando su eficiencia / Preocupa la creciente brecha de calidad entre los sistemas de las CCAA

El Sistema Nacional de Salud (SNS) español funciona y muy bien.

Según un análisis realizado por la Comisión Europea a todos los sistemas de la UE (con ayuda de la OCDE), la sanidad española está entre las mejores de Europa, cubre a toda la población y además es relativamente barata.

Sin duda, la calidad del SNS, junto a otros factores, permite que la esperanza de vida de España sea la más alta de la Unión Europa (83 años).

Como subraya Vicente Nieves en ‘El Economista‘ este 27 de noviembre de 2017, el SNS español es uno de los mejores sistemas de Europa a pesar de que el gasto sanitario per cápita y en porcentaje del PIB es inferior a la media del de la Unión Europea, lo que deja entrever el elevado grado de eficiencia de la sanidad nacional.

El gasto sanitario per cápita en España fue en 2015 de 2.374 euros, frente a los casi 2.800 de media en la UE, mientras que el gasto en términos de PIB supuso el 9,2% frente al 9,9% de la media europea.

Por otro lado, también hay que resaltar que en 2012 se revisaron al alza los copagos para servicios suplementarios como las recetas de medicamentes, el transporte no urgentes, las prótesis y los aparatos.

No obstante, se mantuvieron las mismas condiciones para desempleados de larga duración y los pensionistas no contributivos, cuyos niveles de renta están muy por debajo de la media de los ocupados y pensionistas contributivos.

Una sanidad que contribuye a la vida

Este documento destaca que las bajas tasas de mortalidad tratable (muertes que pueden ser evitadas implementando intervenciones sanitarias, según Eurostat) son consecuencia de un sistema de atención sanitaria eficaz.

En el caso de las mujeres, esta tasa de mortalidad en España es la más baja de toda la UE, mientras que en el caso de los hombres es la octava más baja.

«Este buen resultado se debe en gran medida a las bajas y decrecientes tasas de mortalidad por cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares».

Además, desde el año 2000 se ha reducido la mortalidad por cáncer de pulmón, por enfermedad hepáticas y cirrosis gracias a la reducción del tabaquismo y alcoholismo.

«Los cuidados agudos en los hospitales, especialmente en el área de la atención cardiovascular. Entre 2003 y 2015, la tasa de mortalidad a los 30 días tras la hospitalización por infarto agudo de miocardio se redujo en un tercio».

Adaptarse a la crisis

Parte de estos logros se han conseguido en un escenario complejo para la financiación del SNS. La caída de los ingresos fiscales durante la crisis y el incremento de algunas partidas de gasto como los estabilizadores automáticos (ayudas y prestaciones a parados), han reducido el presupuesto en sanidad:

«Las medidas de reducción de costes en los años posteriores a la crisis supusieron recortes de plantilla y de los salarios del personal sanitario».

No obstante, esta situación ha obligado al SNS a aumentar su eficiencia:

«Se lograron avances para cambiar los cuidados desde la más costosa asistencia en régimen interno en hospitales hacia la asistencia de régimen de día o la asistencia ambulatoria».

Aunque se ha reducido la cobertura sanitaria tras la crisis, el SNS mantiene bajo su paraguas al 99,9% de la población, a pesar de que el Real Decreto-Ley 16/2012 modificó los criterios de admisión, una decisión no exenta de polémica que amenazaba con dejar sin cobertura a los inmigrantes n registrados, con excepción de los servicios de urgencias y materno-infantil.

También preocupan las largas listas de espera en algunas comunidades autónomas. Según este informe, las personas que creen que las listas de espera son demasiado largas se ha incrementado desde un12% en 2010 a un 28% en 2016.

Aún así, las necesidades no cubiertas de reconocimientos médicos son muy bajas en España. Sólo presentan unas estadísticas mejores Austria, Eslovenia, Países Bajos y Alemania.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído