¿Qué le pasa a la esposa de Felipe VI?

La Reina Letizia no encuentra un cirujano que cubra sus expectativas

La obsesión es peligrosa, porque ocasiona un desgaste tremendo

La Reina Letizia no encuentra un cirujano que cubra sus expectativas
Letizia YT

Siempre me he peleado con todos aquellos que recuren al fácil titular de «Letizia, cada vez más Rania», por considerarlo completamente injusto.

Nuestra reina Letizia (45 años), con sus maravillosos ojos verdes pardos de largas pestañas siempre le dio cien vueltas a la musulmana, salvo en el perfecto inglés, aunque es indudable que existe un parecido.

Allá por el 2003, concretamente el 19 de junio, fui yo quien escribió en el diario 20minutos, en mi columna, las primeras líneas dedicadas a la que se convertiría muy pronto en princesa de Asturias.

«Al príncipe se le ha visto con una belleza de estatura media, delgada y con unas facciones a medio caminto entre las de Rania de Jordania (47) y Cindy Crawford (51), juntos han ido a ver la película Bowling for Coljumbine».

Mi fuente no se dio cuenta de que era la presentadora del telediario nocturno de TVE pero me la describió así. Y cuando dio la cara había que reconocer que se parecía mucho a la reina alauita. Lo de Cindy no lo vi por ningún lado.

Pero volvamos a Rania ¿Quién copia a quién?, según recoge Marta Cibelina en El Español.

Lo cierto es que ambas tienen algo en común. Una voz y una dicción perfectas y el hecho de que, sin haber cumplido aún cincuenta años, tienen más operaciones encima que el Banco de Santander.

Bueno, perdón, operaciones no, retoques estéticos no invasivos. Esta semana Letizia volvía a convertirse en la protagonista de la semana tras aparecer en un acto del Museo Reina Sofía para hacer entrega de los Premios Fundación Víctimas del Terrorismo.

El cambio era brutal, y sí, en la foto que encabeza nuestra información está igual a Rania, pero porque ambas comparten la misma la misma carencia. Al contrario que la Reina de Inglaterra (91) o Margarita de Dinamarca (77), estas reinas modernas carecen del arte de saber envejecer.

Cierto es que los tiempos actuales nos lo ponen muy fácil: un pinchacito aquí, un pinchacito allá, y adiós arrugas, entrecejo y piel marchita.

Pero Letizia ha llegado al punto de no retorno, aquel en el que María Eugenia Martínez comienza a tener un aire con Mari Cruz Soriano (62), Arturo Fernández (88) u Olivia Valere. Un punto en el que dan ganas de remedar a Rubén Dario: ¡Surcos nasogenianos, bendito tesoro, os vais para no volver!.

Fuente original: El Español/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Las imágenes más ‘incómodas’ de Doña Letizia que una cámara indiscreta grabó en Canarias

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído