Enfermedades de la A a la Z

¿Cómo se diagnostica una conjuntivitis bacteriana?

¿Cómo se diagnostica una conjuntivitis bacteriana?
Ojo Pixabay/ Imagen ilustrativa

La conjuntivitis bacteriana por lo general la puede diagnosticar un médico, un enfermero u otro profesional de atención médica con base en los síntomas así como los antecedentes del paciente. Por ejemplo, si la conjuntivitis ocurre al mismo tiempo que una infección del oído y si la secreción del ojo es más espesa que líquida, la causa puede ser una bacteria. El proveedor de atención médica puede obtener una muestra de la secreción del ojo de la conjuntiva, aunque esto no se hace de manera rutinaria, para determinar mediante análisis de laboratorio el tipo de infección y el mejor tratamiento.

La conjuntivitis bacteriana aguda es la forma más común de conjuntivitis bacteriana en entornos de atención médica ambulatorios (Crounau, 2010). Según la causa de la conjuntivitis bacteriana, algunos pacientes puede que tengan los siguientes síntomas o afecciones adicionales:

Conjuntivitis bacteriana hiperaguda. Esta es una forma más grave de conjuntivitis que evoluciona rápidamente y va acompañada de mucha secreción amarillenta o verdosa, la cual vuelve a aparecer aun después de limpiarse los ojos. En los adultos sexualmente activos con más frecuencia su causa es la Neisseria gonorrhoeae. Esta infección puede causar pérdida de la visión si un oculista no la trata oportunamente (Crounau, 2010).
Conjuntivitis bacteriana crónica. Por lo general, aparece con otra afección inflamatoria (blefaritis) que fomenta el crecimiento de bacterias en el párpado; también puede ocasionar la presencia de partículas escamosas y sensación de calor en el párpado. Los síntomas duran por lo menos 4 semanas con episodios frecuentes (Høvding, 2008). Las personas con esta afección deben consultar a un oculista.
Conjuntivitis de inclusión (clamidial). Es más común en los recién nacidos; incluye enrojecimiento de uno o los dos ojos; inflamación de los párpados y secreción con pus. Por lo general, se manifiesta entre los 5 y 12 días después del nacimiento.
Conjuntivitis gonocócica. Se presenta con más frecuencia en los recién nacidos; incluye enrojecimiento en los ojos; pus espeso en los ojos e inflamación de los párpados. Por lo general aparece entre los 2 y 4 días después del nacimiento.
Tracoma. Es la conjuntivitis folicular crónica que provoca la aparición de tejido cicatricial en la conjuntiva y la córnea; en niños menores de 10 años se presentan infecciones repetidas y es común en los países en vías de desarrollo.

Fuente: CDC

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído