Enfermedades de la A a la Z

¿Cómo se diagnostica una conjuntivitis viral?

¿Cómo se diagnostica una conjuntivitis viral?
Ojos Pixabay/ Imagen ilustrativa

La conjuntivitis viral puede diagnosticarse con frecuencia de acuerdo a los síntomas, así como por los antecedentes del paciente. Por ejemplo, si la conjuntivitis se presenta con un resfriado común o una infección del aparato respiratorio y si la secreción del ojo es líquida y no espesa, la causa es probablemente un virus. La información que dé el paciente (por ejemplo, haber estado en contacto con alguien que tiene conjuntivitis o tener alergias) y el examen del ojo, pueden también ayudar al médico a dar un diagnóstico más preciso.

Por lo general, no son necesarias las pruebas de laboratorio para diagnosticar la conjuntivitis viral. No obstante, se pueden realizar pruebas si se sospecha de la presencia de una forma más grave de conjuntivitis viral, como la conjuntivitis causada por el virus del herpes simple o el virus de la varicela-zóster. Estas pruebas se realizan usando una muestra de la secreción del ojo infectado.

Algunos pacientes pueden tener síntomas o afecciones adicionales, dependiendo de las causas de la conjuntivitis viral, como las siguientes:

Resfriado común, gripe u otra infección respiratoria. Por lo general, la conjuntivitis se presenta con infecciones respiratorias; en algunas ocasiones, los ganglios linfáticos delante de las orejas están inflamados y adoloridos.
Fiebre faringoconjuntival. Este síndrome viene acompañado de conjuntivitis así como de fiebre y dolor de garganta. Con frecuencia es causado por infecciones por adenovirus de los serotipos 3, 4 y 7.
Queratoconjuntivitis epidémica. Esta es una forma más grave de conjuntivitis y es causada con frecuencia por infecciones por adenovirus de serotipo 8, 19 y 37.
Conjuntivitis hemorrágica aguda. Esta forma de conjuntivitis a veces viene acompañada de complicaciones en el sistema nervioso. Se la relaciona con el enterovirus 70 y el virus de Coxsackie A24.
Queratoconjuntivitis herpética. Esta forma de conjuntivitis está asociada al virus del herpes simple y a las lesiones de la piel similares a las ampollas; puede afectar un solo ojo.
Rubéola y sarampión. La conjuntivitis puede presentarse con estas enfermedades virales eruptivas que por lo general van acompañadas de sarpullido, fiebre y tos.

Fuente: CDC

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído