Enfermedades de la A a la Z

¿Sabes cuáles son los mitos sobre la gripe que hay que dejar de creer?

¿Sabes cuáles son los mitos sobre la gripe que hay que dejar de creer?
Mujer con gripe YT/Imagen ilustrativa

Resfriados y gripes están copando las consultas de atención primaria de los centros de salud desde finales de 2017 y principios de año. Las autoridades sanitarias alertan de que este mes de enero albergará «el pico más alto». De hecho, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha desarrollado planes de contingencia para contener la presión asistencial en las urgencias a causa de la epidemia. ¿Una de las razones? La confusión entre ambas patologías.

Junto a este, hay otros muchos mitos que giran en torno a estas dos dolencias, que conviene conocer para tratarlas de la manera adecuada. Los expertos de Cigna desgranan los 11 más extendidos:

– Una gripe y un fuerte resfriado son lo mismo. La gripe y el resfriado vienen provocados por virus diferentes, y los síntomas, aunque muy parecidos, no son los iguales: la primera se caracteriza por una sintomatología más severa, dolor muscular, cansancio extremo, tos seca, fiebre e, incluso, náuseas y vómitos. El resfriado, por su parte, suele manifestarse con congestión o secreción nasal, estornudos y carraspera, y no presenta complicaciones que hagan necesario acudir al hospital, a diferencia de la gripe.

– Un catarro mal curado acaba en gripe. Un resfriado es una patología que nunca estará «mal curada». Si pasa un tiempo y los síntomas persisten es que realmente hay otra enfermedad de por medio, como una neumonía, una bronquitis o la gripse. Esta última, por su parte, sí puede tener consecuencias y dar lugar a otras enfermedades.- La vacuna contra la gripe asegura no contraer esta enfermedad. Estas vacunas protegen de los subtipos existentes en la temporada anterior, por lo que su efectividad oscila entre el 40% y el 60%. El virus de la gripe tiene una alta capacidad de mutación y, por tanto, complica la eficacia de la vacuna. Pese a ello, continúa siendo la mejor receta para combatirla. Tampoco es cierto que gracias a la misma se estén evitando otras enfermedades respiratorias. Como se adelantaba en el primer punto, la tipología de virus no es la misma.

– La vitamina C previene y cura el catarro. No se ha demostrado que la vitamina C reduzca la incidencia de los resfriados ni que afecte en su duración. Tampoco que enfermemos por estar bajos de defensas. Una persona que esté sana puede acatarrarse más de una vez al año. Eso sí, alimentarse de la forma adecuada se traducirá en un mejor estado físico y, por tanto, mejores condiciones ante cualquier contratiempo. De este modo, los anticuerpos estarán «a punto» para enfrentarse al virus.

– Los antibióticos ayudan a superar la gripe. Estos acaban con las bacterias, pero no con el virus. Aunque hay muchos fármacos para disminuir sus síntomas (tos, fiebre, dolor de cabeza…) no hay ninguno que haga que esta desaparezca.

Fuente original: S.F, ABC/Leer más

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído