Enfermedades de la A a la Z

¿Sabes cómo hacer un control efectivo de los lunares para prevenir el cáncer de piel?

¿Sabes cómo hacer un control efectivo de los lunares para prevenir el cáncer de piel?
Lunar YT/Imagen ilustrativa

Los especialistas recomiendan el diagnóstico temprano, para lo cual las personas deben estar atentas a cambios en los lunares, pecas o manchas de la piel, las uñas o las mucosas sobre la base del ABCDE del Melanoma (Asimetría, Bordes, Color, Diámetro y Evolución) y mantener como rutina la visita periódica al dermatólogo, sobre todo aquellos que presentan predisposición a padecer cáncer de piel. Otros signos de alarma también pueden ser sangrado, picazón, molestias o dolor, hinchazón y cambios del color de un lunar.

En el ABCDE, los puntos a considerar y controlar son cinco: la asimetría de las lesiones (lunares, pecas); que no sean irregulares los bordes; la multiplicidad de colores que exprese o la variación de los mismos con el paso del tiempo; que el tamaño no sea mayor a seis milímetros; que el diámetro no sea irregular; y, por último, seguir la evolución de modo de localizar un posible cambio en tamaño o apariencia, o advertir el sangrado o picazón. En el caso de identificarse alguna de estas anomalías en la piel es fundamental la consulta con un experto.

Entre los principales factores de riesgo de desarrollar melanoma, se encuentra la historia de exposición a rayos UV (ultravioletas, naturales o artificiales) en forma crónica, acumulativa o exposiciones intermitentes extremas que produjeron quemaduras de sol, tener ojos y/o cabello claro o pelirrojo, tener muchos lunares y los antecedentes familiares de melanoma.

Según registros del Ministerio de Salud de la Nación, 9 de cada 10 casos de cáncer de piel se deben a la exposición solar. La razón de esto es que la piel absorbe de forma continua la radiación ultravioleta que emite el sol, a lo largo de toda la vida. Se estima que una persona al cumplir 18 años ya se expuso al 80% del total de rayos ultravioletas que absorberá en toda su vida, de allí la importancia de adoptar hábitos saludables ante la exposición solar durante todo el año, no sólo en verano, y realizar controles frecuentes de los lunares de forma personal como también con un especialista.

La intensidad de la radiación

Alejandro Turek, médico especialista en oncología, aseguró a este medio que existe un índice de luz ultravioleta que mide la intensidad de esta radiación. El riesgo a la exposición solar aumenta de 10 a las 16 por entrar verticalmente a través del agujero de ozono, por eso es importante evitar esos horarios.

Entonces, ¿cómo protegerse y cuidar la piel? Es importante usar ropa clara y de tejidos que no permitan el paso de la luz solar, bloqueador solar con un factor de protección de 30 en adelante, gorra, sombrero y anteojos de sol, aunque uno esté bajo toldos, sombrillas, carpas o árboles.

«Los factores de protección solar de variados índices nos protegen de este riesgo. Las personas de piel muy blanca deben usar protectores para UVA y UVB de factor igual o mayores a 30. Sobre todo en lugares abiertos donde van a permanecer varias horas, ya sea estando quieta, caminando, haciendo alguna actividad deportiva, o trabajando. Debe aplicarse en toda la piel expuesta al sol y repetir su aplicación cada dos horas y cada vez que se sumerja en toda agua o si se suda en exceso», detalló Turek.

Fuente original: Infobae/Leer más

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído