Salud

El yoga es muy eficaz para reducir los factores de riesgo cardiovascular

El yoga es muy eficaz para reducir los factores de riesgo cardiovascular
Yoga para el corazón YT

Cada vez es mayor el número de estudios que confirman que las técnicas tradicionales de meditación llegadas de Oriente, caso del yoga, son beneficiosas para la salud. No en vano, estas técnicas cada vez más populares en el mundo occidental y rebautizadas como ‘intervenciones mente/cuerpo’ ya han demostrado, entre otros efectos positivos, mejorar la salud cardiovascular. Sin embargo, es muy posible que el beneficio de estas ‘intervenciones’ resulte especialmente significativo en las personas que, caso de aquellas que han sufrido un infarto, ya han desarrollado una patología cardiovascular. De hecho, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital HG SMS en Jaipur (India) muestra que los pacientes con enfermedad cardiovascular que combinan el yoga con el ejercicio físico aeróbico experimentan, frente a aquellos que practican únicamente el yoga o ejercicio aeróbico, el doble de reducción en su índice de masa corporal (IMC), sus cifras de presión arterial y sus niveles de colesterol.

Como explica Sonal Tanwar, co-directora de esta investigación presentada en el marco de la Conferencia 2017 de la Asociación Americana de Cardiología en Oriente Medio que se está celebrando en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), «la combinación de yoga y ejercicio aeróbico reduce el estrés mental, físico y vascular y puede inducir un descenso en la morbilidad y mortalidad cardiovascular».
Dos mejor que uno

No cabe ninguna duda de que el ejercicio físico es muy, pero que muy beneficioso para la salud. Muy especialmente en aquellas personas que, al haber desarrollado una enfermedad coronaria, presentan un mayor riesgo de sufrir un episodio cardiovascular, como sería una angina de pecho, un infarto agudo de miocardio o un ictus. Sin embargo, tampoco es necesario machacarse en el gimnasio para reducir este riesgo. También hay ejercicios eficaces cuya práctica no requiere de un gran esfuerzo físico. Es el caso del yoga, en el que además del cuerpo también se ejercita la mente, lo que resulta muy útil para reducir el estrés y, por ende, el riesgo cardiovascular. Pero, ¿qué pasa cuando este yoga se combina con una actividad física más exigente, como sería el ejercicio aeróbico o de ‘resistencia’? ¿Se suman sus beneficios para la salud, cuando menos a nivel cardiovascular?

Para responder a esta pregunta, los autores contaron con la participación de 750 adultos diagnosticados de cardiopatía isquémica y diabetes tipo 2 que, en función de un criterio totalmente aleatorio, fueron incluidos en tres grupos diferentes de ejercicio: yoga -240 pacientes-; ejercicio aeróbico -225 participantes-; y combinación de yoga y ejercicio aeróbico -285.

Fuente original: M.López, ABC/Leer más

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído