Enfermedades de la A a la Z

Implementan nuevas terapias más seguras para la leucemia linfoblástica aguda infantil

Implementan nuevas terapias más seguras para la leucemia linfoblástica aguda infantil
Leucemia YT

La leucemia linfoblástica aguda es el cáncer más frecuente en edad pediátrica y representa aproximadamente el 25% de los diagnósticos en niños menores de 15 años. Aunque la tasa de supervivencia es alta, aproximadamente del 90%, los efectos secundarios del tratamiento pueden persistir durante meses o años una vez superada la enfermedad. Además, aproximadamente un 20% de los casos no responden a los tratamientos.

En el Instituto de Neurociencias de Alicante (UMH-CSIC), el grupo de María Domínguez lleva 6 años trabajando para encontrar fármacos con menos efectos secundarios que los actualmente disponibles, aunque con igual efectividad para este cáncer de la sangre pediátrico. Y ese trabajo está ya dando sus frutos, que explican en un artículo que publica la revista especializada Cell Reports.

Esta investigación ha permitido descubrir aspectos nuevos del tumor y el desarrollo de una plataforma de screening que permitirá avanzar más rápido en la búsqueda de fármacos más eficientes y seguros para esta patología, que podrá también extenderse a otros tipos de cáncer.

Este trabajo permitirá avanzar más rápido en la búsqueda de fármacos más eficientes y seguros para esta patología, y podrá extenderse a otros tipos de cáncer

Domínguez resume así la importancia del trabajo: «Faltaba un tipo de screening para testar miles de moléculas que a la vez permitiese ver su impacto sobre el tumor y sobre las células sanas, y validar también que lo que se observa en un modelo animal puede estar relacionado con la enfermedad en humanos. Ahora que hemos optimizado considerablemente el sistema y hemos hecho la prueba de concepto, se podrá avanzar más rápido en la búsqueda de fármacos eficientes pero más seguros y aplicarlo a otros oncogenes y cánceres».

«La mayoría de los tratamientos en uso y muchos fármacos experimentales están diseñados para atacar células que se dividen. Por eso estos fármacos logran disminuir el crecimiento de las células tumorales, pero también frenan el de las otras células sanas del organismo y causan secuelas importantes», explica María Domínguez sobre el crecimiento o la memoria, por ejemplo, leer más en SINC.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído