Belleza

¡No podrás creer todos los usos que le puedes dar a tu vaselina para los labios!

¡No podrás creer todos los usos que le puedes dar a tu vaselina para los labios!
Modelo PD

Olivia y su uso personal de la vaselina

Desde que nos desveló el inesperado uso que ella daba a su vaselina para labios, hemos descubierto un mundo de luz y color. En una entrevista, la empresaria afirmó que lo que menos le gusta es irse a la cama maquillada. Y claro, cuando le preguntaron por su rutina de noche ella se limitó a decir (muy segura de sí misma) que usaba simplemente vaselina y quitaba la suciedad con un algodón. ¿Sabes para todo lo que lo puedes usar la vaselina (además de para hidratar los labios y limpiar la cara como Olivia)? Sigue bajando y te los contamos todos.

1. A modo de pegamento para pigmentos y purpurina

¿Te vas de festival y te apetece hacerte un ‘vecina rubia’ y llenarte la cara de purpurina? Antes que usar cualquier pegamento facial que, te guste o no, te va a estropear la cara, optas por la vaselina. Te pones una cantidad generosa sobre el alto del pómulo por ejemplo, expandes bien y aplicas purpurina o ‘glitter’ con un pincel plano. Ya verás como no se mueve del sitio en todo lo que dure la fiesta, según recoge instyle.

2. Ojos despiertos

Como ya sabes, las sombras claras o con algo de brillo hacen un gran favor a los ojos cansados. Si ese día no has dormido muy bien y quieres tener buena cara, lo mejor que puedes hacer es dar luz a tus párpados. Aquí es donde entra en juego la vaselina que, aplicada en el párpado móvil en una cantidad muy pequeña, despertará tu mirada de una manera sorprendente.

3. Asisente de manicura.

Además de lo bien que se comporta con las cutículas, como ya sabes, la vaselina sirve para hacerte una manicura nivel experta en casa. Es decir, si aplicas con un pincel una pequeña cantidad alrededor de la uña, toda la laca de color que salga fuera se irá luego mucho mejor sobre la vaselina.

4. Iluminador de emergencia

Por supuesto que actúa de iluminador. De hecho, existen iluminadores como el de RMS que son, prácticamente eso, cacao. Aplicado sobre las partes estratégicas del rostro de donde se supone que incide la luz, como son el alto del pómulo, el arco de las cejas, la punta de la nariz y el arco de cupido; aplicamos un poquito de vaselina et voilà: Crisis del iluminador resuelta con éxito.

5. Protector de calor

No es que sirva de protector solar o de protector térmico capilar. Más bien hace que cuando te estés secando el pelo, no te quemes la parte superior de la frente que ya es piel. Coges un poco de vaselina con el dedo y lo aplicas justo en el límite entre tu frente y el nacimiento del pelo, ya verás como el calor que expulsa el secador no duele nunca más.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído