Belleza

Mejora tu cabello desde la raíz

Mejora tu cabello desde la raíz
SARA CARBONERO CON GAFAS CARRIGHAN

A pesar de que la piel del cuero cabelludo está protegida por el pelo, esta zona es bastante sensible y la aparición de diferentes irritaciones es más común de lo que nos gustaría. Además, es una zona a la que no solemos prestar la atención que se merece hasta que comenzamos a notar las molestias derivadas de cualquier problema, como picores, caspa o descamación.

Sin embargo, utilizando los productos y rutinas de cuidado adecuadas, estos problemas no suelen ser difíciles de tratar, aunque es importante que seamos conscientes de que cuando se producen este tipo de molestias el profesional al que debemos acudir es el dermatólogo, y no el peluquero, según recoge enfemenino.

Antes de contarte qué cuidados necesita tu cuero cabelludo para estar sano y fuerte y que eso se refleje en tu melena, te dejamos con una serie de ideas de peinados para ir a la oficina presumiendo de pelazo.

¿Qué cuidados necesita?

Tanto si tienes el cuero cabelludo dañado como si no, un buen cuidado de la zona te asegurará mejorar los problemas existentes y prevenir los futuros.

Por supuesto, una buena limpieza es imprescindible, pero además existen otros muchos remedios que te ayudarán a conseguir un cuero cabelludo sano y fuerte. Algo tan sencillo como una exfoliación puntual, utilizar un cepillo de cerdas naturales o un masaje oxigenante transformarán tu cuero cabelludo, dejando respirar a los folículos pilosos y por lo tanto, mejorando la producción de cabello y aumentando la masa capilar.

Además, la alimentación influye también en el estado de nuestro cuero cabelludo, por lo que, en la medida de lo posible, debemos evitar las dietas muy restrictivas, ya que éstas pueden privar a los folículos pilosos de los nutrientes necesarios. Alimentos como el salmón, rico en proteínas y omega 3, o las espinacas, con un alto contenido en vitaminas del grupo B, serán dos indispensables en el camino hacia un cuero cabelludo sano.

Limpieza

La limpieza es un paso muy importante en el ritual de cuidado del cuero cabelludo ya que, como el resto de la piel de nuestro cuerpo, también le afectan las agresiones externas, como la contaminación y los rayos solares, y la producción de sebo.

Al igual que ocurre con la piel del rostro, una mala limpieza provoca que los poros se obstruyan y el cuero cabelludo no respire, pero con la diferencia de que aquí las consecuencias no se limitan a la aparición de puntos negros, sino que supone que el cabello se debilite o incluso se caiga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído