Enfermedades de la A a la Z

Todo lo que debes saber sobre la enfermedad (DRE)

Todo lo que debes saber sobre la enfermedad (DRE)
Enfermedad (DRE) YT

La Desnutrición Relacionada con la Enfermedad (DRE) afecta a 1 de cada 4 pacientes hospitalizados, puede duplicar la estancia media hospitalaria y sus costes. La DRE es un problema común en todos los ámbitos de atención sanitaria que desestabiliza la equidad y la sostenibilidad del SNS.

Para conocer más sobre este temas hablamos con los expertos:

¿Qué es en realidad la enfermedad (DRE)?
Clásicamente se ha pensado que la desnutrición se producía por una disminución de la ingesta o asimilación de nutrientes en relación con las necesidades de una persona. Sin embargo, desde hace ya algún tiempo se sabe que la desnutrición puede estar causada por enfermedades agudas o enfermedades crónicas que experimentan una reagudización. En numerosos estudios se ha visto que el riesgo de desnutrición está presente en uno de cada cuatro pacientes que ingresan en un hospital general, aumentando según los pacientes son más mayores o tienen más enfermedades crónicas. La desnutrición relacionada con la enfermedad está también presente fuera del hospital, sobre todo en aquellas personas convalecientes de un ingreso hospitalario reciente, con enfermedades crónicas o institucionalizadas en una residencia de mayores.

¿Por qué se produce desnutrición en esta enfermedad?

La influencia entre estado nutricional y enfermedad es mutua. La enfermedad puede empeorar la desnutrición y la desnutrición puede agravar la enfermedad. La inflamación puede originar anorexia o falta de apetito y también alteraciones del metabolismo que suponen un aumento del gasto energético en reposo. La consecuencia es una pérdida de peso, con cambios en la composición corporal, es decir, pérdida de masa muscular y de masa magra. La consecuencia final es una peor evolución de la enfermedad. La desnutrición relacionada con la enfermedad se asocia a mayor frecuencia de complicaciones médicas, infecciosas, úlceras de decúbito, disminución de la movilidad, mayor riesgo de caídas, mayor dependencia, con prolongación de las estancias hospitalarias y, en definitiva, peor calidad de vida y mayores gastos para Sistema Nacional de Salud.

 

¿Aborda correctamente nuestro sistema sanitario este asunto?

Hay todavía un amplio margen de mejora en la forma de abordar el problema de la malnutrición relacionada con la enfermedad en nuestro sistema sanitario. Hay que perfeccionar la formación nutricional de todos los profesionales sanitarios que permita llevar a cabo un cribado nutricional de la población con enfermedades crónicas y enfermedades agudas graves. Esto deber ser necesariamente seguido de una valoración más en profundidad de aquellas personas identificadas en riesgo nutricional, y una mejor recomendación nutricional con alimentos naturales, suplementos de nutrición oral o con cualquiera de las formas de nutrición artificial, sea nutrición enteral o parenteral en los pocos casos que realmente lo precisen. Habrá que comprobar el efecto de esta intervención nutricional y codificarla de tal manera que aparezca en la historia clínica electrónica, compartida entre atención primaria y atención hospitalaria, y finalmente auditar la calidad de la atención nutricional que se presta en un hospital, consulta externa o residencia de mayores.


¿Qué podemos hacer para mejorar esta situación?

Pienso que hay que aumentar el conocimiento y la importancia de la desnutrición y sus costes entre los políticos y las Administraciones Públicas, en todos los órdenes asistenciales, tarea para la que lleva trabajando desde hace años la Alianza másnutridos. Se trata de un proyecto que nació de la mano de la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE) y la Fundación Abbott, y que a día de hoy engloba a 16 sociedades científicas, asociaciones de pacientes y profesionales. La Alianza ha tenido como objetivo desde sus inicios lograr el abordaje multidisciplinar de la desnutrición relacionada con la enfermedad, así como la implantación del cribado en los diferentes niveles asistenciales, para lo que se necesita la implicación decidida de los gestores sanitarios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído