SALUD Y VIDA

«Johnson & Johnson supo durante décadas que su talco para bebés tenía asbesto»

Una extensa investigación de la agencia de noticias Reuters sostiene que la compañía tenía conocimiento que sus talcos para bebés contenían pequeñas cantidades de asbesto

El asbesto, también llamado amianto, es el nombre de un grupo de minerales metamórficos fibrosos.

Están compuestos de silicatos de cadena doble. Los minerales de asbesto tienen fibras largas y resistentes que se pueden separar y son suficientemente flexibles como para ser entrelazadas y también resisten altas temperaturas.

Debido a estas especiales características, el asbesto se ha usado en una gran variedad de productos manufacturados, principalmente en materiales de construcción (tejas para recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, productos de papel y productos de cemento con asbesto), productos de fricción (embrague de automóviles, frenos, componentes de la transmisión), materias textiles termorresistentes, envases, paquetería y revestimientos, equipos de protección individual, pinturas, productos de vermiculita o de talco, etc.

También ha sido detectado como contaminante en algunos alimentos. (La joven heredera de Johnson & Johnson, muñeca rota por la fama y dinero).

Las autoridades médicas demostraron que los productos relacionados con el asbesto/amianto provocan cáncer con una elevada mortalidad desde 1906. ​

A principios de la década de 2000 empezó a prohibirse en los países desarrollados y su uso quedó totalmente prohibido en la Unión Europea desde 2005, aunque se continúa utilizando en algunos países en vías de desarrollo. (Condenan a Johnson and Johnson a pagar US$110 millones por su polvo de talco).

Johnson & Johnson supo durante décadas que su talco y algunos polvos daban positivo en las pruebas de asbesto o amianto, y aunque los médicos, los abogados y los ejecutivos de la compañía se molestaban con los hallazgos, nunca alertaron a los consumidores ni a los reguladores, de acuerdo con una investigación de la agencia Reuters publicada el viernes, según infobae .

La Organización Mundial de la Salud dice que la más mínima exposición a asbesto puede provocar potencialmente cáncer.

Hasta hace poco, la Sociedad Estadounidense de Cáncer respaldaba la posición de Johnson & Johnson diciendo que todos los talcos producidos en Estados Unidos desde 1970 estaban libres de asbesto, pero la institución cambió el enunciado a principios de este mes, después que recibió preguntas de Reuters.

Las acciones de Johnson & Johnson en la Bolsa de Valores cayeron al difundirse los resultados de la investigación, hecha a partir de documentos internos, notas confidenciales y declaraciones jurídicas que la firma se vio obligada a compartir con abogados de casi 12.000 demandantes, entre ellas miles de mujeres víctimas de cáncer de ovario.

Johnson & Johnson, indica Reuters, logró evitar que los reguladores redujeran los límites de asbesto legales en talcos cosméticos, y también estudios médicos sobre sus efectos en la salud.

En fechas tan tempranas como los años comprendidos entre 1972 y 1975, tres pruebas hechas en otros tantos laboratorios encontraron asbesto en su talco, y en uno de los casos los niveles eran «bastante altos».

Aun así, concluye Reuters, J&J no le dijo nada a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, FDA por sus siglas en inglés.

Más de 20 años después, la compañía siguió ocultando esa información en casos como el que abre el extenso reportaje investigativo: Darlene Coker, una mujer de Texas que en 1999 sabía que estaba muriéndose, pero no sabía por qué.

Para averiguarlo contrató a un abogado especialista en daños personales, Herschel Hobson, quien acusó a Johnson & Johnson y nunca pudo demostrar fehacientemente su culpabilidad.

«Si eres el acusador, sobre ti recae el peso de la presentación de pruebas, y no las teníamos», le dijo Hobson a Reuters.

En julio, al cabo de un juicio de seis semanas, un jurado de San Luis le concedió 4.690 millones en daños y perjuicios a 22 mujeres porque los niveles de asbesto presentes en el talco de J&J habían contribuido a que padecieran cáncer de ovario.

Antes la compañía, con sede en Nueva Jersey, había ganado casos similares, y esta vez está apelando la decisión.

«El artículo de Reuters es unilateral, falso y difamatorio. En pocas palabras, la historia de Reuters es una teoría absurda de conspiración […] El consenso científico es que el talco utilizado en los polvos corporales no causa cáncer, independientemente de lo que contenga ese talco. Esto es cierto incluso si, que en este caso no lo es, el talco cosmético de Johnson & Johnson alguna vez hubiese contenido cantidades diminutas e indetectables de asbesto».

Eso dice Johnson & Johnson en un comunicado desmintiendo las pruebas citadas en el artículo de la agencia de noticias.

Los datos citados por el artículo de Reuters apuntan a resultados «atípicos», según el abogado del gigante farmacéutico y afirmó que estos documentos hacen referencia a productos de talco del tipo industrial.

El Banco Wells Fargo consideró hoy «excesiva» la caída en la bolsa de Wall Street del gigante farmacéutico y de productos de higiene Johnson & Johnson (-9,95 %) tras una información que sostiene que la compañía sabía desde hacía décadas que sus polvos de talco contenían asbesto.

El banco indicó a sus clientes que todavía creía que «las acciones de Johnson & Johnson (J&J) tendrán un rendimiento mejor» a pesar de dichas alegaciones, así como que las ventas de sus acciones en el parqué neoyorquino «es probablemente exagerada», según recoge el canal CNBC.


CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído