Salud y belleza

¿Es bueno para la piel ducharse todos los días?

Las veces que serían necesarias para una piel sana, con qué productos y a qué temperatura hacerlo según los expertos

¿Es bueno para la piel ducharse todos los días?
La ducha y la higiene personal. YT

¿Es una buena idea?. La ducha es una de los rituales que más dudas nos despierta en cuanto a frecuencia, temperatura y acerca de qué productos y cosméticos emplear para no agredir la piel… Normalmente, nos solemos duchar una vez al día pero ¿qué pasa si lo hacemos más veces? Preguntamos a los expertos para que nos cuenten bajo qué condiciones hacerlo, cuántas veces son demasiadas y qué productos utilizar para una piel sana y bonita además de limpia todos los días, según recoge Clara Sánchez de Ron en telva.

Al igual que despejábamos tus dudas acerca de cuántas veces debes lavarte el pelo al día, también hay mucho debate acerca de la ducha diaria. ¿Es bueno ducharse todos los días? ¿con qué frecuencia debes hacerlo? ¿A qué temperatura sería lo ideal? ¿Qué productos utilizar para no sufrir una sequedad constante? Los mejores expertos en piel nos develan su veredicto.

¿Con qué frecuencia hay que ducharse?

«La ducha no sólo cumple una función de higiene, sino que además nos puede servir para relajarnos o tonificarnos, dependiendo del momento del día» nos cuenta Leonor Prieto, directora científica de cosmética activa de La Roche Posay. Y es que la ducha a diario depende de muchos factores. Uno de los más importantes es el tipo de piel que igual que cada cabello tiene un ritual ideal. «Para la mayoría de los casos, la ducha cada dos días podría ser suficiente, ya que el hacerlo a diario podría secar más e irritar la piel. Y por el contrario en casos de pieles con problemas, con seborrea, con acné o con exceso de sudoración, suele ser más beneficiosa la higiene diaria», nos cuenta María Segurado, doctora dermatóloga y jefa del servicio del Hospital Sureste de Madrid y asesora médica de Nivea.

En el caso de algunas enfermedades de la piel, la experta recomienda «el baño en inmersión, una herramienta muy útil como complemento a los tratamientos médicos. Sobre todo, en casos como las psoriasis extensas para los que se recomiendan inmersiones en agua templada durante 10 o 15 minutos para facilitar la penetración de las cremas o medicamentos que se aplican después», matiza Asegurado.

Otras expertas como Leonor Prieto, directora científica de Cosmética Activa de La Roche Posay apuntan que cada ducha «depende más de cómo la hagamos que de la frecuencia de las mismas siempre que respetemos unas condiciones de temperatura y de los productos adecuados».

Y otros expertos van más allá y aseguran que, en caso de practicar deporte o realizar trabajos de esfuerzo físico, no debería haber problema en tomar una segunda ducha al día, según Carme Chorto, asesora científica de Eucerin. Eso sí, lo que está claro y en cualquier caso, lo fundamental es elegir geles y productos adecuados que no dañen la barrera hidrolipídica de la piel y que la protejan, a su vez.

Porque en algunas ocasiones como asegura Leonor Prieto, directora científica de cosmética activa de La Roche Posay, a veces «el exceso de higiene puede ser tan perjudicial como la ausencia de limpieza y solemos caer en el error de darnos duchas o baños muy largos, y el exceso de cantidad de productos de limpieza que usamos y la costumbre de frotar la piel o una temperatura del agua demasiado alta que pueden alterar nuestra piel, sobre todo cuanto más sensible sea, más seca o con tendencia atópica» recalca.

¡Ojo con las duchas calientes!

Otra de las advertencias de los expertos, no se debe abusar del agua caliente ni siquiera en los baños y duchas de invierno. «Se recomienda una ducha con agua tibia y jabones con activos calmantes y a la hora de secarte, no hay que olvidar evitar frotar con la toalla, y secar a toquecitos para evitar dañar la barrera cutánea» nos recomienda el doctor Gabriel Serrano, dermatólogo y fundador de Sesderma.

Además, «es importante disminuir la duración del baño o la ducha y la temperatura del agua, ya que el agua caliente y las duchas o baños prolongados eliminan la barrera hidrolipídica de la piel, y no deben superar los 10 minutos y siempre con agua tibia», matiza Chorto.

El agua de la ducha no debe estar muy caliente porque de lo contrario, produce un efecto vasodilatador y favorece la irritación y la pérdida de agua a través de la piel aumentando su deshidratación. Y también es importante la duración. «No debemos hacer duchas muy largas de más de 15 minutos y debemos realizar un secado suave, mejor a toquecitos y sin frotar enérgicamente» afirma Segurado.


¿Es bueno ducharse todos los días?

En principio una ducha diaria, ya sea por la mañana al levantarnos o por la noche al acostarnos según sea nuestra costumbre, es suficiente según la mayoría de los expertos dermatólogos.

No obstante «en personas que trabajan en ambientes sucios, o con mucha humedad o mucho calor, podría ser beneficioso hacerlo alguna vez más al día con el fin de mantener la piel limpia» apunta María Segurado, doctora dermatóloga y jefa del servicio del Hospital Sureste de Madrid y asesora médica de Nivea.

Lo que sí recalcan es que en los casos que sea a diario, se debe optar por productos suaves de limpieza e higiene corporal, con un pH adaptado al de nuestra piel y sin detergentes o agentes alcalinos, que pueden debilitar el manto hidrolipídico de la piel. «Sobre la superficie de nuestra piel se extiende un manto ácido protector, la película hidrolipídica. Esta emulsión de agua (hidro) y grasa (lipo) tiene un pH ligeramente ácido, que puede variar entre 4.5 y 5.9. Sus funciones ayudan a mantener nuestra piel sana y un pH adecuado promueve esta protección de la película hidrolipídica», según Chorto, de Eucerin.


¿Qué productos emplear? ¿Lavarse todos los días con jabón es malo?

Lo ideal es elegir un producto de higiene adecuado, sin detergentes agresivos y con fórmulas enriquecidas con cremas o aceites «y como complemento a este paso podemos elegir los productos «bajo la ducha», productos hidratantes como una crema que, aunque necesitan aclarado, dejan una película protectora sobre la piel» matiza María Segurado, dermatóloga y asesora de Nivea.

Y sí que es una realidad que muchas veces, pasamos por alto que utilizar jabón todos los días con detergentes o agentes alcalinos pueden provocar que la piel pierda grasa y humedad. En ese sentido, Chorto, experta de Eucerin recomienda «evitar productos que contengan detergentes, o agentes alcalinos, ya que la piel pierde grasas y humedad, por eso, es recomendable utilizar oleogeles de ducha, ya que la pérdida de lípidos es menor, sobre todo en las pieles sensibles o secas y optar por un limpiador suave a diario con un pH adecuado para no resecarla y con activos capaces de reponer lípidos durante la limpieza».

Y otros expertos Mari Carmen Vallejos, product manager de A-Derma, apuntan que es preferible en el caso de que nos duchemos todos los días «utilizar un gel de ducha sin jabón o syndet para cuidar nuestra piel y no agredirla».

Para cuidar la piel en la ducha, además «hay productos que contienen ingredientes hidratantes (glicerina), nutritivos (manteca de karité, aceite de almendras dulces, aceites vegetales), calmantes y anti irritantes (niacinamida) o incluso activos que actúan como prebióticos, manteniendo el adecuado equilibrio de la piel. Eso sí, hay que usar poca cantidad de producto y si tenemos una piel sensible o tiene algún problema asociado, lo ideal es aplicarlo con la mano y huir de las esponjas, ya que suelen ser una fuente adicional de contaminantes» sentencia Prieto.

En los casos más extremos, como manifiesta Asegurado en los que la piel está muy irritada, «puede ser aconsejable ducharse sólo con agua algunos días».

Ducha: ¿mejor por la mañana o por la noche?

Según los expertos, ducharse durante el día o durante la noche es indiferente. «No es mejor ni a una hora ni a otra, todo depende del estilo de vida de cada uno y de cómo le siente. A algunos ducharse por la mañana les despierta y a otros por las noches les relaja…» afirma Bet Blanco, responsable de formación de Bioderma.

Y después de la ducha, hay que hidratar la piel

Tan importante como la ducha, «es importante el uso de hidratantes para reponer los ingredientes de la barrera hidrolipídica con cuidado en zonas como brazos y piernas más propensos a la sequedad» nos cuenta la doctora María Segurado, de Nivea.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído