Los 28 piden un plan para mejorar la seguridad de pacientes y personal sanitario frente a radiaciones

Los gobiernos de la Unión Europea han pedido este jueves a la Comisión Europea que elabore un plan de acción en el que, entre otras cosas, plantee «actuaciones específicas» para mejorar la protección y la seguridad de pacientes y personal sanitario frente a radiaciones.

Los Veintiocho, en concreto, han aprobado un documento de conclusiones sobre tecnologías y aplicaciones nucleares y radiológicas no destinadas a la producción de energía en el que reconocen su papel en ámbitos como la medicina, la industria, la investigación y el medio ambiente.

Por eso, los países del bloque celebran que Bruselas haya iniciado los trabajos preparatorios para desarrollar una agenda estratégica para aplicaciones médicas, industriales y de investigación de tecnologías nucleares y radiológicas.

En la misma línea, invita al Ejecutivo comunitario a que respalde la investigación sobre asuntos relacionados con dichas aplicaciones no destinadas a la producción de energía, como aplicaciones médicas de radiaciones ionizantes, combustibles mejorados para la producción de radioisótopos médicos y uso optimizado de los reactores europeos de investigación.

No obstante, los socios comunitarios piden a la Comisión Europea que también elabore un plan de acción que destaque qué ámbitos es preciso abordar «de manera prioritaria» e incluya «actuaciones específicas» en cada uno de ellos.

En particular, el objetivo de este plan de acción debe ser garantizar el abastecimiento de radioisótipos para usos médicos, mejorar la protección y seguridad de pacientes y personal sanitario frente a radiaciones y facilitar la innovación en las aplicaciones médicas de radioisótopos, radiofármacos y radiaciones ionizantes.

Los Veintiocho también recuerdan en el texto que la ciencia, las tecnologías y las aplicaciones nucleares y radiológicas contribuyen a una «gran variedad» de necesidades socioeconómicas en todos los países europeos en sectores como la medicina, la alimentación y la agricultura, el medio ambiente, la industria, los materiales, el espacio y el patrimonio cultural.

En consecuencia, remarcan la importancia de seguir reforzando el desarrollo de las capacidades de los Estados miembros en este ámbito, en especial a través de cursos de formación interregionales, regionales y nacionales.

— Antonio Suárez-Bustamante CORRESPONSAL EN BRUSELAS +34 913592600

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido