Salud y Belleza

¿Tienes una frecuencia sexual saludable?

Tener la frecuencia sexual que quieres es una bomba de buenas sensaciones. Claudia Kösler, psicosexóloga lo define como

«la satisfacción de cumplir nuestros deseos». Supondría algo así como una esa inyección de autoestima que ni todo el botox del mundo.»(¿Sabes cómo surgió el sexo? )

Satisfacemos nuestros deseos sexuales, nuestra erótica. Poder expresarnos sexualmente de la manera que creemos conveniente según elpais.» Imaginen por un momento que pudieran cumplir todas sus expectativas sexuales. La bomba. Que esa frecuencia erótica se comparta con otras personas nos obliga a consensuar, matiz importante:

«Hay que mantener un equilibrio desde la armonía y el respeto. Se tiene que llegar a acuerdos desde el bienestar de ambas partes y no desde la manipulación». Igual que cumplir nuestras expectativas nos insufla una inyección de cosas buenas, no alcanzar nuestros propios mínimos nos crea una sensación de malestar, enfados, cambios de humor y desasosiego general que también nos afecta directamente y que no queda otra que trabajar. «Debemos entender que no siempre tendremos lo que queremos», señala Kösler. «Gestionemos y entendamos la etapa vital en la que estamos, sin caer en el enfado o en ningún punto que pudiera ser destructivo para uno mismo y quienes nos rodean. Tenemos que darnos cuenta de que no siempre tendremos las relaciones sexuales que queremos ni con la misma frecuencia. Hay que tener una mente más abierta y ser capaces de vivir en una variabilidad que conllevará una adaptación. No creer que nuestra vida es algo fijo e inamovible.»

Más salud sexual

Fisiológicamente, ¿Es determinante la frecuencia sexual?

Comencemos por las mujeres. Según la doctora Cristina Redondo, especialista en ginecóloga en la Fundación Jiménez Díaz, no existe una frecuencia sexual saludable específica para una mujer porque depende de la edad y de la libido de cada una. «Se ha detectado que las mujeres menopáusicas que tienen relaciones sexuales tienen menos atrofias vaginales, pero no hay una frecuencia saludable determinada. No hay una cantidad de sexo recomendado.(¿Sabes qué relación existe entre la edad y el sexo?)

La frecuencia saludable es la que ella quiera.» Si las mujeres menopáusicas manifiestan una menor incidencia en sus atrofias vaginales si tienen sexo, bienvenido sea. Con los hombres también hay cierta documentación respecto al mínimo de eyaculaciones que debe tener un hombre para que su próstata funcione convenientemente y le cree menos problemas. Centrémonos en la próstata. Su función principal es generar el fluido en el que permanecen los espermatozoides, que los protege y nutre, además de producir cinc, antígenos específicos, espermina y magnesio. Los últimos estudios médicos, determinan que cierta frecuencia sexual afecta directamente al correcto funcionamiento de la próstata.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido