"Son como kits de embarazo", sostiene otro especialista

Los médicos dejan en evidencia a Sánchez: «Los tests del coronavirus son un auténtico churro»

Los médicos han dicho basta y, con toda la razón del mundo, han elevado la voz para denunciar la chapuza gubernamental.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha visto ampliamente superado por la crisis del coronavirus, no sabe cómo reaccionar ante el verdadero tsunami que esta pandemia ha generado en España.

Los efectos son devastadores. Pero lo son mucho más cuando el gabinete socialcomunista está mandando a los especialistas sanitarios a una guerra equipándoles con meras jeringuillas de juguete.

Exactamente igual que mandar a una tropa a luchar contra los Estados Unidos y dotarles solamente de tirachinas. El desastre es inminente e inevitable.

Lo cierto es que, tal y como informa este 28 de marzo de 2020 el rotativo ABC, los médicos que han tenido contacto directo con esos «tests homologados» que tan pomposamente vendió a los españoles Pedro Sánchez, han salido a dejar en evidencia al ocupante de La Moncloa y a inyectarle una buena dosis de realidad.

No dudan en afirmar tajantemente que estas pruebas:

Son un churro, un auténtico churro. De cada tres pacientes solo detectaba uno.

Son especialistas de cuatro hospitales de Madrid, la región más golpeada por el COVID-19, que no ocultan su indignación ante la auténtica bomba de relojería que les ha pasado el Gobierno.

Haciendo bueno ese dicho de vísteme despacio que tengo prisa, lo cierto es que el Ejecutivo tardó comprar las dichosas pruebas pese a la urgencia que existía para poder realizar el mayor número de diagnósticos posibles. Y cuando por fin se adquieren, resulta que los mismos son un petardo mojado.

Pero más frustrante es conocer que la propia empresa a la que se le compraron estos tests, Bioeasy, reconoce abiertamente en su prospecto que un resultado negativo por coronavirus tampoco era garantía de que quedase excluida la infección.

Uno de los profesionales sanitarios que ha tenido contacto con estas pruebas aseguraba sin el menor género de dudas que:

Probamos cien test y la sensibilidad era menor al 20 por ciento cuando debería ser superior al 80 por ciento.

La alarma llegó cuando los resultados de este sistema se contrastaron con la prueba que venían realizando los hospitales, una tecnología de análisis molecular llamada PCR. Esta técnica permite hacer un análisis muy fiable, pero su realización es laboriosa y necesita cuatro horas para obtener el diagnóstico.

«SON COMO UN TEST DE EMBARAZO»

Otros médicos hacen una analogía perfectamente entendible para el común de los mortales y que definen a la perfección la chapuza del equipo de Pedro Sánchez y de su ministro de Sanidad, el filósofo de cabecera Salvador Illa:

Estos kits son como una prueba de embarazo. Basta con tomar de la nariz o la garganta una muestra con un bastoncillo para introducirla después en un dispositivo que en diez minutos ofrece un resultado.

Tras los ensayos preliminares, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha recomendado no usarlos y seguir haciendo los laboriosos PCR. Ancianos de residencias, sanitarios, policías, los primeros que iban a ser sometidos a esas pruebas diagnósticas exprés deberán esperar aún más.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído