LISTAS PD

Los 5 secretos que el camarero de tu restaurante favorito no te contaría

El pescado que se sirve los lunes no es es fresco, las frutas que acompañan los cócteles raras veces se lavan o los cacahuetes del bar que nunca se cambian

Todo oficio tiene sus pequeños secretos y el de la restauración también. La mayoría de restaurantes suelen cumplir con sus obligaciones de higiene y las regulaciones pertinentes. Sin embargo, quizá te gustaría conocer algunos pequeños detalles para evitar una mala comida o cena.

Divya Gugnani de The Huffington Post, estuvo trabajando en el pasado como camarera y servicios de preparación de comida en diferentes establecimientos. Ahora elabora una lista con cinco secretos que tu camarero no te contaría en Restaurant Secrets: 5 Things Your Server Won’t Tell You:

  1. Evita pedir pescado crudo o marisco los lunes: habitualmente la mayoría de los pescadores no se salen a faenar los domingos, por lo que es más que probable que el pescado que te sirvan un lunes no sea fresco.
  2. Piensa dos veces antes de pedir fruta para tus cócteles o bebidas: el limón que se suele acompañar un vaso de coca cola o cualquier cóctel probablemente no se haya lavado antes de ser cortado. Las frutas pasan por muchas manos antes de llegar a su destino final y ser cortado en trozos.
  3. No entres en un restaurante 10 minutos antes de que cierren: después de una larga jornada laboral en un restaurante al cocinero de turno no le hará mucha gracias que justo antes de cerrar le hagan un pedido.
  4. Es verdad lo que dicen sobre los cacahuetes de los bares: en muchos de estos establecimientos se pueden encontrar cacahuetes que acompañen una buena cerveza. Sin embargo, estos son una de las cosas más antihigiénicas. Los frutos secos no se suelen cambiar, simplemente cuando termine el día se vierten de vuelta al saco y al día siguiente se sacan de nuevo. Nunca sabes cuanta gente que después de ir al baño no se lavó las manos y toco esos cacahuetes.
  5. Los restaurantes te recuerdan (para lo bueno, para lo malo y para lo feo): muchos establecimientos llevan un registro de sus clientes para saber más acerca de ellos y así mejorar su experiencia. En estas anotaciones también se menciona si el cliente es demasiado ruidos, le gusta montar escenas o es grosero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído