El Gobierno y las comunidades controlarán la comida light y las bombillas de bajo consumo

El Gobierno y las comunidades controlarán la comida light y las bombillas de bajo consumo
. EFE/Archivo

El Gobierno y las comunidades autónomas han acordado hoy realizar campañas específicas de control e inspección en productos light, bebidas espirituosas, centros de depilación láser y bombillas de bajo consumo, entre otras.

Esta decisión se ha tomado en la primera Conferencia Sectorial de Consumo presidida por la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, que ha aprobado las campañas nacionales de inspección y control de mercado para este año.

Según ha informado el Ministerio de Sanidad en un comunicado, estas campañas han sido propuestas y elegidas por consenso entre el Instituto Nacional de Consumo y las autoridades de las comunidades.

Además de la de los productos light, bebidas, depilación láser y bombillas, se llevarán a cabo análisis en el etiquetado y composición de productos alimenticios con declaraciones saludables y en aceites de oliva, así como controles de la información precontractual que ofrecen las compañías aéreas.

También se vigilarán los créditos al consumo que se ofrecen en empresas como clínicas dentales, centros de estética, academias o agencias de viaje.

Según el Ministerio, en la inspección de las bombillas de bajo consumo se comprobará el marcado CE, el etiquetado energético, las dimensiones, la protección contra el acceso a partes activas, la potencia e intensidad o resistencia a la humedad.

En la inspección de productos light se determinará el etiquetado, grado alcohólico, azúcares, edulcorante y grasa, entre otros.

En el etiquetado y composición de productos alimenticios con declaraciones saludables se tomarán muestras de zumos con vitamina C, cereales para el desayuno con minerales, leche con calcio, turrones y mazapanes sin azúcar añadido y conservas de pescado con bajo contenido en sal para, entre otros, analizar el etiquetado.

En la inspección y control de bebidas espirituosas se analizarán whisky, ron, aguardiente, vodka, brandy y ginebras para comprobar el etiquetado y grado alcohólico.

En cuanto a los centros de depilación láser se estudiarán varios parámetros, entre ellos: las condiciones de venta (que queden claros los precios, que no se incluyan sobrecostes, que no se haga publicidad engañosa) y la presencia de las advertencias reglamentarias (quién y cuándo se puede someter al tratamiento o qué medidas de protección hay que tomar después).

En la reunión de la conferencia sectorial se ha estudiado además el anteproyecto de ley por el que se regulan los servicios de atención al cliente y la reforma del real decreto que regula el sistema arbitral de consumo, que está tramitando actualmente el Ministerio.

El objetivo de la primera (Ley SAC) es mejorar la protección de los consumidores en relación con los servicios de atención al cliente.

Actualmente, la mayoría de quejas y reclamaciones que recibe la administración por parte de los consumidores tiene como elemento común la deficiente atención al cliente.

Con la nueva normativa se establecerán unos parámetros mínimos de calidad que deberán cumplir los servicios de atención al cliente de las empresas que presten servicios económicos de interés general.

Entre otros, esta norma garantizará un compromiso escrito de tiempos de respuesta y resolución, «lo que supondrá a medio plazo un ahorro importante de tiempo para consumidores y usuarios», según Sanidad.

En ningún caso el servicio de atención al cliente proporcionará ingresos adicionales a la empresa a costa del usuario, prohibiendo a tal efecto la utilización de números de tarificación adicional.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído