Hipopresivos: los ejercicios de moda para esculpir el cuerpo

Hipopresivos: los ejercicios de moda para esculpir el cuerpo
Ejercicio Pixabay

La técnica de hipopresivos es un conjunto de variadas actividades de tonificación que combinan ejercicios posturales y respiratorios. Se trata de un sistema de entrenamiento global cuyo objetivo principal es reducir el perímetro abdominal y fortalecer el suelo pélvico. De esta manera, se conseguirá una postura correcta, lo que nos permitirá lograr un mayor bienestar ejerciendo menor presión al cuerpo.

Habría que remontarse 5000 años atrás para llegar al milenario yoga, donde se encuentran los orígenes reales de los hipopresivos. Entonces, la finalidad de los practicantes era la movilización visceral y el fortalecimiento muscular y respiratorio. Mucho tiempo después, en los años 70 o 80, los culturistas empezaron a dar uso a estas técnicas para mostrar una cintura muy estrecha durante sus pases y aumentar el volumen de su caja torácica. En otras fechas, este método también se utilizó como indicado para las fases postparto, pero poco a poco sus altos beneficios lo hicieron recomendable para todos los públicos.

Actualmente, los efectos inmediatos que se pueden observar tras la realización de este tipo de ejercicios, según varios estudios publicados en revistas de fisioterapia, son: reducción del perímetro de la cintura e incremento de la flexibilidad en la columna lumbar y los isquiosurales. Estas sesiones también ayudan a aumentar la amplitud torácica en unos dos centímetros para así mejorar el flujo respiratorio, lo que brinda una sensación de confort postural.

La realización de técnicas hipopresivas puede, incluso, aportar mejoras directas o indirectas a la función y el rendimiento sexual, ya se producen succiones sobre las vísceras pélvicas, lo que provoca una baja de la tensión ligamentosa y descongestiona la zona pélvica. Esto conlleva beneficios para la herramienta sexual, mejorando la calidad del acto y de los orgasmos. Además, la realización de cualquier ejercicio físico produce endorfinas, que se relacionan con el bienestar y el placer. Estos mismos efectos de las actividades hipopresivas también repercuten en el alivio del dolor menstrual de las mujeres.

Para realizar ejercicios de este tipo es conveniente vestir ropa cómoda y situarse encima de una colchoneta destinada a la actividad, que se recomienda hacer por las mañanas, ya que son los momentos en los que tenemos más energía. Lo más recomendable es acudir a expertos profesionales en el sector que nos asesoren sobre la manera más correcta para realizarlos para sacarles el máximo rendimiento.

Existen numerosos centros en los que se realiza la actividad de hipopresivos, con intensidad media y una duración de 50 minutos aproximadamente. Esas clases están impartidas por un monitor que indica las posiciones correctas para iniciar los ejercicios. Algún ejemplo de estos es, por ejemplo, la postura de Maya, para la cual hay que sentarse de rodillas, de modo que la cadera quede justo por encima de éstas. Después, hay que apoyar las manos y los antebrazos en el suelo en diagonal, de manera que los dedos de una mano puedan tocarse con los de la otra. En el hueco que queda en el suelo en la parte inferior de las manos, habrá que apoyar la parte alta de la frente. Después, el monitor indicará cómo moverse para conseguir los beneficios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído