Asociaciones de mayores editan una guía con consejos para prevenir catarros y gripes

La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) ha editado la guía �Consejos Prácticos de Prevención para Personas Mayores�, que incluye una serie de recomendaciones de carácter divulgativo y formativo en algunas de las áreas de salud más sensibles.

La guía se dirige a las personas mayores, las familias, cuidadores y otros profesionales sociosanitarios y recoge medidas preventivas ante las enfermedades más comunes, entre las que se encuentra la gripe.

En este sentido, señala que la medida más eficaz para prevenirla es la vacuna que protege durante un año. �Por ello y porque el virus de la gripe suele cambiar cada año es preciso vacunarse todos los otoños�, indica.

Los mayores de 60 años constituyen un grupo de riesgo al igual que cualquier persona menor de 60 años que por sus características personales o por padecer enfermedad tienen alto riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la gripe o descompensaciones de la enfermedad que sufren.

Otras de las actuaciones preventivas que cita la guía son lavarse las manos con frecuencia; taparse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser y desecharlo inmediatamente después; ventilar las habitaciones abriendo ventanas y no compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones, ya que se estima que, por cada individuo infectado, se contagian de una a dos personas.

También recomienda la actividad física regular adaptada a las necesidades y posibilidades de cada una de las personas mayores, como caminar, ejercicios de tonificación y estiramiento y la potenciación muscular.

A este respecto, explica que el sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular independiente y de primer orden. Además, especialmente en el anciano produce una disminución de la cualidades físicas que traen como consecuencia aislamiento (al principio no se sale a la calle porque no se tiene suficiente resistencia para cruzar un semáforo), después no se levanta de la silla (no tiene fuerza en el cuádriceps).

Este aislamiento lo aleja del contacto social y lo deprime. A estos factores positivos hay que añadir que en determinados pacientes, como los diabéticos, la actividad física suele acarrear un mejor control glucémico y una menor necesidad de medicación.

Otro de los aspectos que aborda la guía es la nutrición, al entender que constituye una de las claves para mejorar la salud. Los avances en las ciencias de la salud han permitido aumentar espectacularmente la esperanza de vida, así como su calidad.

Mientras que una alimentación correcta es parte esencial para mantener una buena salud, y por lo tanto, buena calidad de vida, la mala nutrición implica un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad tanto en personas sanas como en pacientes con cualquier patología médica o quirúrgica.

Por este motivo, la guía apunta que una dieta sana debe regirse por las recomendaciones que aparecen en la pirámide alimentaria, realizando al menos cinco comidas diarias, prestando especial atención al aporte energético del desayuno; no pasando muchas horas sin comer, por lo que a media mañana es necesario hacer una pequeña ingesta de alimentos como fruta, yogur desnatado o un pequeño bocadillo; incorporando en la comida alimentos de los diferentes grupos de la pirámide (arroz, pastas, patatas o legumbres, ensalada o verdura, carne, pescado o huevo, pan, fruta y agua); en la merienda fruta o zumo y leche o yogur, y eligiendo para la cena alimentos fáciles de digerir, como verduras cocidas, sopas o pescados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído