Hábitos alimentarios

Las 6 frutas y el postre que cortas mal y llevas comiendo de mala manera toda la vida

Hay algunos alimentos que se nos resisten y simplemente el hecho de pelarlos se convierte en toda una odisea.

O nos ponemos perdidos o destrozamos el alimento, pero siempre terminan en un estado no tan apetecible como deberían.

Pero esto tiene solución, a continuación le mostramos la forma más cómoda y fácil de partir los alimentos que siempre se le han resistido.

  1. Tomates Cherry. Estos pequeños tomates tienen doble complicación, por un lado resultan incómodos de partir porque su tamaño hace que partirlos pueda parecer eterno, a lo que se añade que al cortárlos casi siempre terminen aplastados o destrozados. La solución es muy sencilla. Se colocan sobre un plato y se pone otro plato encima, al pasar un cuchillo entre ambos platos se parten todos a la vez y sin que ninguno se estropee.
  2. La sandía. El principal inconveniente de la sandía es que al comerla con las manos es inevitable mancharse toda la cara. La solución planteada es cortar los extremos de la cáscara para poder morder por los lados, como muestra la imagen.
  3. La mandarina. El olor permanente que deja en las manos y una piel muy fina pueden ser dos aspectos que compliquen pelar una mandarina. Pero existe una forma de comer esta fruta sin pelarla. Se cortan la parte superior y la inferior y se hace un corte vertical, este es el resultado.
  4. La tarta. El principal problema de cualquier tarta o pastel redondo es que, al partirlo en triángulos, siempre hay una parte del bizcocho que se queda seca. .
  5. Limones. Exprimir los limones y las limas al máximo es uno de los principales retos que plantea esta fruta. Esta imagen muestra la forma más eficaz de hacerlo.
  6. Los plátanos son fáciles de pelar una vez abiertos, pero el problema es que la tarea de abrirlos no siempre es sencilla. No hace falta más que recurrir a los monos para ver cuál es la manera correcta de pelarlos.
  7. El mango es una de las frutas que más cuesta pelar por el grosor de su piel y el jugo que suelta al partirse. El vídeo a continuación muestra lo sencillo que puede resultar el procedimiento con el uso de un vaso.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído