La cadena de supermercados germana Lidl saca partido del informe de la OCU

En un día, más de un millón de españoles compran la ‘crema milagro’ antiarrugas la Cien Q10

Se están forrando y todo gracias a un informe de la OCU y a que la gente, crédula por naturaleza, se agarra a lo que sea.

Este 7 de noviembre de 2014, segían las colas ante los mostradores de los establecimientos Lidl, de gente empeñada a toda costa en hacerse con uno de los botes de la antiarrugas de moda, la Cien Q10.

  En un día se han vendido más de un millón de cremas.

De hecho, las unidades disponibles se agotaron en pocas horas en prácticamente un tercio de las más de 530 tiendas se agotaron en pocas horas, especialmente en las de la zona Madrid.

El siguiente paso, según explica Lidl a elEconomista.es, será redistribuir el stock existente en los próximos días para reponer existencias en aquellos súper donde ya no quedan.

El ‘famoso’ informe

Expplica M.R. en ‘El Economista, que el número de cremas puestas en circulación en esta ocasión, cerca de un millón y medio, ha superado, con mucho, el de cualquier otra partida anterior. Es más, equivale a seis años de demanda.

Pero eso era antes. Desde que la asociación de consumidores OCU publicó el pasado mes de mayo su comparativa sobre cremas antiarrugas, la cadena de supermercados ha tenido que desechar sus antiguos cálculos y previsiones y tratar de cubrir las expectativas sobre la marcha.

Las cremas se acabaron poco después del informe de la OCU y en julio, se llevaron a las estanterías más de 150.000 unidades que volaron en horas.

Poco después, repartieron por las tiendas españolas otros 200.000 botes de la Q10 que corrieron el mismo destino. Estas 350.000 cremas, dispensadas en días, era lo que se vendía en el conjunto de dos años en el periodo ‘preOCU’.

2,99 euros

El secreto del éxito es la calidad avalada por el citado estudio y un precio que actualmente no tiene competencia: 2,99 euros. Dos factores que avivan el interés de los compradores, que llevan esperando desde verano, y que explican las avalanchas de ayer. ¿La consecuencia? De nuevo, en algunas tiendas se han agotado ya. «Aunque no en todas», precisa la compañía.

«Si hubiéramos podido prever todo esto, habríamos tenido cremas de continuo», declara el director de comunicación del grupo en España, Victor de Bobes. «Nos ha sorprendido la reacción de la gente», añade. Porque no es la primera vez que se colocan entre las primeras posiciones de un ranking de calidad, recuerda, pero sí es la primera que se obtiene un resultado «tan mediático».

En Lidl han tratado de aprender de la experiencia, ya que la intención es que sea un «producto fijo», por eso en esta ocasión han comercializado más de un millón de cremas. Sin embargo, tendrán que esperar hasta recabar todos los datos de volumen de ventas de estos días para evaluar su la eficacia de su respuesta.

Además, debido a que se trata de un producto duradero, la elaboración de nuevas estimaciones para los meses venideros se extenderá en el tiempo. «Dura semanas o meses, así que ahora tenemos que ir viendo cuál es la normalidad», explica De Bobes, ya que además se trata de un fenómeno que no ha tenido réplica en otros países.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído