Comer bien

La forma guay de comerse una hamburguesa o una pizza según la ciencia

La comida rápida tiene muchas formas de degustarse, y algunas son mejores que otras según los eruditos que lo han investigado

Con cuchillo y tenedor, con las manos, con extra de queso o sin nada de kétchup… Cada uno tiene su propia forma de comer platos calóricos, fáciles de preparar y en ocasiones demasiado perjudiciales para la salud.

La ciencia, en su labor de estudiar los comportamientos humanos, también tiene algo que decir sobre estas prácticas. Según algunos estudios, cortar la pizza en seis y ocho trozos requiere de dotes de ingeniero, mientras que otros sugieren que eso de enrollar los espaguetis en el tenedor tiene más pericia de la que normalmente mostramos, según recoge José Manuel Blanco en El Español.–La forma perfecta de comerse una hamburguesa o una pizza según la ciencia–.

Pizza: la fórmula perfecta para cortarla

A la hora de cortar una de estas masas redondas, no siempre vale el ojo de buen cubero. Dos matemáticos de la Universidad de Liverpool dieron con la fórmula exacta para que todas las porciones fuesen perfectas. Eso sí, se necesitaría algo de pericia: hay que olvidar las líneas rectas y hacer, primero, tres líneas curvas que dividan la pizza en seis trozos. Tras ello, se pueden dividir esos seis trozos hasta tener doce. La fórmula se puede ir complicando para tener más trozos de pizza si partimos por la mitad, con una línea recta, cada una de estas porciones curvas.

Hamburguesa: una combinación de sabores llegada desde Oxford

Charles Michel es un científico de la Universidad de Oxford especializado en sabores y dice tener la fórmula para la «hamburguesa multisensorial perfectamente equilibrada», en consonancia con las percepciones de nuestro cerebro e implicando los cinco sentidos.

Prepararla es una labor de ingeniería: el pan tiene que estar templado y rociado con aceite de semillas de sésamo, para estimular el olfato; la salsa, de chiles chipotle, libera endorfinas en el cerebro; la lechuga o los pepinillos aportan frescor y un sonido al morderlos que también estimula el cerebro; una rodaja de tomate de 1 centímetro; jamón serrano; queso camembert; carne de ternera… Toda una explosión para los sentidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído