Estaba 'merendándose' gente desde 1999 en Krasnodar, al sur de Rusia,

La policía rusa atrapa a una pareja canibal que se ha comido a 30 personas

La policía rusa atrapa a una pareja canibal que se ha comido a 30 personas
La pareja de canibales rusos. RS

Una pareja de caníbales, que según los investigadores se merendó entre siete y 30 personas, ha sido detenida por la Policía rusa en Krasnodar, en el sur de Rusia.

La macabra pareja, operaba en la región desde 1999 y aparece ahora como rersponsable de  múltiples asesinatos.

De acuerdo al Comité de Instrucción, hace unos días las fuerzas de seguridad rusas arrestaron a un hombre de 35 años en relación con el hallazgo de un cubo y un paquete con fragmentos diseccionados de un cuerpo femenino.

Trincaron a un varón sospechoso, después de que un obrero que trabajaba en la carretera encontrara un teléfono móvil con imágenes de trozos de un cuerpo humano.

Más tarde, según la fuente, fue detenida también la esposa del caníbal.

Además de alimentarse con carne humana, los caníbales preparaban conservas con los restos de sus víctimas.

EL SABOR DE LA CARNE HUMANA

A pesar de que su aspecto es similar al de la carne vacuna, el sabor de la humana es  parecido al de la carne de cerdo.

Es una ‘carne roja’. De hecho tiene color rojo de la carne debido a una proteína llamada mioglobina, que está ricamente pigmentada, y especialmente en los hemos, compuestos químicos de esa proteína encargados de utilizar el oxígeno como fuente de energía.

Teniendo en cuenta que carnes como la de cerdo, oveja y vaca tienen entre dos y ocho miligramos de mioglobina por gramo de músculo, la concentración de mioglobina en el músculo humano es muy alta: 20 miligramos por gramo de carne en algunas fibras musculares.

Asesinos seriales -como por ejemplo Armin Meiwes- y caníbales de la Polinesia han sido los encargados de describir a qué sabe la carne humana, y la conclusión general es que su sabor no coincide con su aspecto.

Lo más cercano en sabor sería la carne de cerdo, solo que un poco más fuerte. Por otro lado, William Seabrook, un escritor y periodista, viajó a África en 1920 y describió el sabor de la carne humana como similar al de la ternera.

Su muy descriptiva narración habla de una carne suave, imposible de distinguir su origen, un poco fibrosa y sin un sabor característico como puede tenerlo la carne de cerdo o el pescado.

Sin embargo, versiones posteriores indican que las tribus donde estuvo nunca lo dejaron participar de sus costumbres.

Una cosa sí que queda clara: el sabor de la carne humana dependerá del corte y de cómo esté preparado, tal como sucede con la carne de cualquier otro animal.

Los humanos somos animales y nuestra carne no posee ningún tóxico que prohíba su consumo. Nada biológico nos impide comernos a nosotros mismos…

Es algo cultural, simplemente hemos evolucionado para no hacerlo. El canibalismo en la actualidad está completamente reducido a costumbres culturales muy minoritarias y casos extremos de sociopatía. Un ejemplo de ello es el personaje literario Hannibal Lecter, el caníbal más famoso de la cultura popular.

El canibalismo existió en España hace 10.000 años

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído