La Unión Europea exige medidas urgentes contra el fraude: se vende como fresco pero solo puede comercalizarse enlatado

Alerta por un atún adulterado que se vende en España y que causa intoxicaciones

En lo que va de año van 171 afectados, cuando en 2016 hubo apenas 25 y en 2015, 63, según la Comisión Europea

Alerta por un atún adulterado que se vende en España y que causa intoxicaciones
Filete de atún. EP

Se vendería en pescaderías o envasado en supermercados a precios más baratos que el prohibitivo atún rojo

Hay que andarse con mucho ojo. Con la salud no se juega. Las alertas se han disparado por intoxicaciones dentro y fuera de España, y la Unión Europea ya ha exigido medidas urgentes contra un fraude alimentario con atún adulterado que podría haber intoxicado a cientos de personas.

El origen de la crisis está en lomos de atún descongelados que se venden como fresco que no han sido conservados como exige la ley y a los que se inyectan extractos de remolacha u otros vegetales.

Estos aditivos contienen nitritos que cambian el color del pescado del marrón al rojo intenso y hacen que parezca más fresco de lo que es.

Según da cuenta ‘El País‘, se vendería en pescaderías o envasado en supermercados a precios más baratos que el prohibitivo atún rojo (Thunnus thynnus). El engaño detectado afectaría a unas 25.000 toneladas de atún cada año y supondría unas ganancias de 200 millones de euros, según calcula la Comisión Europea en documentos y cartas a las autoridades españolas a los que ha tenido acceso este periódico.

¿Cómo saber si el atún fresco es fraudulento?

El atún fraudulento se vende descongelado en lomos frescos y es prácticamente imposible identificarlo para cualquier consumidor. «A -18º, se paralizan los procesos enzimáticos de degradación. El atún mantiene su frescura al descongelarse y venderse como fresco. En cambio, si se congela a -9º sigue degradándose y por lo tanto al descongelarse hay más riesgo de presencia de microorganismos e histamina», explican fuentes conocedoras de la investigación.

«A simple vista es no es posible que el consumidor identifique si se ha congelado a -9º o -18º, solo se puede saber a través de la trazabilidad documental por parte de la inspección», detallan, y añaden que

«si se ha enrojecido mediante aditivos tampoco es fácil que el consumidor lo detecte, salvo que esté acostumbrado al color natural, más marrón, y de pronto le sirvan piezas mucho más rojas, pero es para expertos».

El pescado se congela nada más ser capturado. Según la ley europea, si se va a vender fresco debe ser conservado a 18 grados bajo cero y nunca puede subir de esa temperatura hasta que se descongela para la venta al consumidor. En cambio, los ejemplares que se congelan en salmuera, a nueve bajo cero, solo pueden venderse en conserva. El fraude detectado por la UE «podría estar relacionado» con las alertas sanitarias y consistiría en vender como fresco atún que solo se podía dedicar a enlatado y que además ha sido tratado con aditivos ilegales para cambiar su aspecto, lo que supone un engaño al consumidor, según la UE.

«Mientras el consumidor piensa que el producto es fresco y de buena calidad, en realidad puede contener gran cantidad de histamina que puede causar fuertes reacciones alérgicas».

En lo que va de año van 171 afectados, cuando en 2016 hubo apenas 25 y en 2015, 63, según la Comisión Europea

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído