"Considerándose que lo ideal es perder entre 0,5 y 1 kilo a la semana".

La Legión española declara la guerra sin cuartel a la obesidad y se pone a dieta

La unidad de élite de la infantería española pone en marcha un plan forzoso para combatir el sobrepeso entre sus miembros

La Legión española declara la guerra sin cuartel a la obesidad y se pone a dieta
Caballeros legionarios y Legión Española. LE

La Legión tiene al enemigo dentro. La fuerza de choque de la infantería española, curtida en el combate cuerpo a cuerpo, se enfrenta a un problema de sobrepeso.

No todos los legionarios tienen el torso musculado de los que en julio pasado incendiaron las redes sociales a partir de las fotos difundidas por un tuitero británico.

Algunos están fondones, o lucen michelines, como buena parte de la sociedad española, y eso no casa con el credo legionario, cuyo espíritu de marcha proclama que «jamás dirá que está cansado hasta caer reventado» y que su cuerpo será «el más veloz y resistente».

«La Brileg [Brigada de la Legión] se halla inmersa en una situación que demanda una serie de medidas para paliar el sobrepeso entre su personal», reconoce sin ambages el cuartel general de la unidad en un documento interno al que ha tenido acceso Miguel González de El País.

«La media de edad alta del personal de la Brileg, unida a un desgaste físico importante […], a una falta de medios e instalaciones que permitan realizar una preparación física diversa y motivante, y una sensación general de conformismo ante este problema del sobrepeso, de cierto arraigo social en nuestra sociedad, han sido factores que han ayudado notablemente a la propagación de este problema».

«Se trata de un escenario difícil en el que se hace necesario reaccionar con prontitud».

El plan no diferencia por sexos al fijar el IMC, solo indica que los legionarios con un índice 27-30 (sobrepeso) serán objeto de seguimiento anual; con 30-35 (obesidad leve) semestral; y con más de 35 (obesidad media o severa) trimestral.

Las unidades de destino de los legionarios designarán un mando responsable de su seguimiento, que aplicará el programa de ejercicio físico individualizado y controlará su peso, «considerándose que lo ideal es perder entre 0,5 y 1 kilo a la semana».

El plan advierte de que «asumir que la aparición del problema del sobrepeso está relacionado con una falta de profesionalidad no siempre es correcto«, ya que en ocasiones «puede haber detrás un problema de carácter cultural, patológico o incluso psicológico que debe ser abordado adecuadamente».

También admite que la Legión carece de instructores o entrenadores físicos con experiencia, por lo que se abusa de la carrera continua, lo que provoca tedio y rechazo.

Fuente original: EL País/Leer más

VÍDEO DESTACADO: La Legión: ‘Soy el novio de la muerte’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído