LA SALUD ES LO QUE IMPORTA

Dieta: el loco spot sobre adelgazar que lo peta en WhatsApp

Te quitas la ropa y descubres aterrorizado que tienes una barriga como un tonel y que si te pones el traje de baño te salen michelines por todos lados.

Y comienza una frenética carrera contra la báscula y la obsesión por contar calorías.

Está claro que si quieres adelgazar, tienes que quemar muchas más calorías de las que ingieres. No queda otra.

Hay que prestar mucha atención en lo que te llevas a la boca y realizar ejercicio físico a todas horas.

Y con ese telón de fondo, han montado unos cachondos este ‘spot’ en Internet.

OBSESIONES

Es una constante. Hay personas que, en sus ansias de lograr el peso ‘ideal’ curiosamente aumentan de peso.

El querer estar delgado se transforma en una obsesión, lo que genera que -en vez de bajar de peso-, la persona engorde.

Es cuando comienzan las críticas a la técnica elegida y el conocido “esta dieta no funciona”, “es todo mentira”, “para adelgazar hay que cerrar la boca, otra no hay”, entre más.

Es recurrente en algunos consultorios el hecho de que, en este intento, las personas interesadas fallen queriendo adelgazar y terminen “ganando kilos”, lo que despierta un gran sentimiento de frustración.

Todo comienza cuando nuestra imagen no es de nuestro agrado; ahí está el primer gran problema: vernos reflejados en los demás, en el “supuesto” cuerpo perfecto escultural.

El cuerpo no es siempre igual. Hay personas que, por su contextura física, tienen tendencia a subir o bajar de peso.

Pero esto es relativo, ya que todo va a depender del tipo de alimentación que se tenga, la cantidad de ingesta y la actividad física que se realice.

PROHIBIR

Prohibir alimentos no es la salvación.

Esto no va a favorecer con la causa, todo lo contrario: genera una obsesión con la comida.

La mente comienza a centrarse en los alimentos que consideramos como correctos y aquellos que no lo son.

Entonces, surgen pensamientos que interfieren en el querer adelgazar teniendo el efecto contrario.

La mente es tan poderosa que aquello que se presenta en forma constante, lo toma como real -como cierto- y se transforma en una obsesión.

EMOCIONES

La idea de adelgazar comienza a ocupar gran espacio en nuestros pensamientos y es así como lo proyectamos en la vida que llevamos.

Las emociones ocupan un lugar en todo esto, porque “aquello que no logramos resolver en nuestras vidas lo suplantamos con la comida”.

Además, tener todo el tiempo en mente “que queremos adelgazar” es precisamente lo que no logramos concretar y es así como aparecen sentimientos de ansiedad, frustración e inseguridad.

En el mundo occidental -la obsesión por adelgazar- existe de una manera preocupante y consiste en seguir un ideal de belleza que está basado en la delgadez extrema en la que no hay celulitis, ni muslos, ni grasa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído