Salud y Belleza

Cuando descubras estas 10 curiosidades sobre las fresas te las comerás a puñados

1. Son de la misma familia que las rosas

Las fresas pertenecen a la familia de las rosáceas, un grupo muy amplio de plantas en las que también entran buena parte de los árboles frutales, desde los ciruelas, a los perales, los manzanos, los cerezos, los almendros, etc., así como las moras o las frambuesas. En concreto las fresas pertenecen a la subdivisión de plantas herbáceas dentro de la familia y están ubicadas en el género Fragaria sp.(Las ocho frutas que tienen más calorías y debes consumir con precaución)

2. Las fresas que comemos no proceden de una sola especie

En efecto, las fresas comerciales son fruto de numerosos cruces para adaptarse a las distintas condiciones climatológicas y exigencias del mercado. Pero además no tienen un solo origen sino cuatro, en cuatro especies del género Fragaria que da lugar a cuatro líneas distintas, si bien después de han cruzado entre ellas. Por un lado tenemos la fresa de bosque, según eldiario propia de ambientes boscosos y húmedos de montaña, que es pequeña y ácida. Por otro la fresa de playa, adaptada a terrenos muy porosos gracias a su amplia red de raíces. Además está la fresa europea, originaria de centroeuropa y que es la madre del fresón, y finalmente la fresca escarlata o americana, procedente del sur de Canadá y el norte y centro de Estados Unidos.(Estas son las frutas y vegetales que pueden alargarte la vida )

3. Es la fruta que tiene más vitamina C respecto a su peso

Los 75 miligramos de vitamina C por cada 100 gramos de algunas variedades de fresa son un aporte que supera al de las naranjas, tal como te explicamos en Diez frutas y verduras que tienen más vitamina C que las naranjas. Además tienen una importante proporción de carotenos, que son los compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que le confieren su color rojo.

4. Aportan una considerable cantidad de calcio, fósforo y magnesio

Aunque hay otros alimentos con mayores aportes -leer Diez alimentos que nos ayudan a conseguir nuestra ración diaria de magnesio-, entre las frutas de agua son las que mayor rendimiento presentan en este aspecto, con lo que ayudan a fijar el calcio y el fósforo en el hueso, evitando la osteoporosis, que no es solo cosa de viejos, tal como dice el mito, sino que afecta a todas las edades.

5. Son muy ricas en potasio

Otra virtud son sus 170 miligramos de potasio por cada 100 gramos, lo que las hace un interesante recurso en caso de sufrir calambres. Aunque no esté entre los 10 alimentos ideales para reponer potasio de manera urgente en caso de calambres, puede ayudar porque su registro de nutrientes y vitaminas es muy amplio y en cambio sus calorías son muy bajas, apenas 33 Kcal.

6. Tienen un aporte de azúcares comparativamente muy bajo

La razón de su bajo poder calórico se debe a que apenas aportan poco más de cuatro gramos de azúcares libres por cada cien gramos, lo que hace que su carga glucémica sea bajísima, pues el poder saciante de sus dos gramos de fibra dietética hace que difícilmente nos comamos más allá de un puñado de una sola tacada.

7. Pueden contener hasta 200 semillas

Una curiosidad es que más que una fruta, la fresa es una infrutescencia -agrupación de frutos resultado de una fecundación- que conserva las semillas de múltiples ovarios en el exterior, y en algunos casos el número de estas semillas puede ser muy elevado.

8. Tienen efecto laxante

Entre los glúcidos de las fresas, además de la sacarosa, está la glucosa y la fructosa libres, pero también el xilitol, un alcohol edulcorante que se usa en los chicles y que además tiene propiedades laxantes. Es muy parecido al sorbitol, que se usa como edulcorante natural con sus ventajas y limitaciones. Ahora bien, el xilitol en altas cantidades puede ser muy tóxico para los perros, así que mejor evitamos darles fresas.

9. Ayudan a la salud dental

La presencia del xilitol también es importante porque es un edulcorante que no es digerible por la placa bacteriana que provoca las caries. Pero además de combatir la placa dental, el xilitol de las fresas inhibe la desmineralización que se produce por la disminución del PH de la boca y que tiene como consecuencia el desgaste del esmalte dental. Adicionalmente, la riqueza en calcio, fósforo y magnesio de las fresas contribuye a la correcta remineralización del diente tras las comidas, impidiendo de este modo que las caries progresen.

10. Son buenas contra la hipertensión

Su alto porcentaje en vitaminas del grupo B, además de C, E y K, así como sus carotenoides y su eficacia como diurético por ser ricas en potasio y pobres en sodio, las hace un excelente modulador de la presión arterial, tal como ya descubriera el padre de la taxonomía, Carlos Lineo, en el siglo XVIII.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído