¿Conoces las diferencias entre la mantequilla y la margarina?

¿Conoces las diferencias entre la mantequilla y la margarina?
Mantequilla YT

¿Vegetal o animal?
Tanto la mantequilla como la margarina se caracterizan por su alto contenido en grasas.

No obstante, se diferencian en que, la primera es de origen animal, y la segunda es de origen vegetal, según recoge sb y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

Las grasas no son iguales
En ambas el contenido graso es alto (hasta el 80% del producto) por ello se recomienda un consumo moderado dentro de la dieta.

La mantequilla, al proceder de la leche, presenta un alto contenido en grasas saturadas y colesterol.
Mientras que la margarina, al proceder del aceite vegetal como el aceite de oliva, girasol, maíz, etc. contiene grasas mono y polinsaturadas. Las más blandas, tienen menos grasa que las duras.

Cantidad de minerales
La mantequilla contiene cantidades importantes de calcio, magnesio y fósforo de forma natural, ya que proviene de la leche.

En el caso de la margarina aunque es fuente de ciertas vitaminas, se le suelen añadir otras, así como minerales para enriquecerla.

Por lo que respecta a la cantidad de proteínas, la diferencia entre ambas es casi imperceptible.

Cuál tiene más vitaminas
La mantequilla es rica en vitaminas entre las que destacan la A, D Y E. Sin embargo, en el caso de la margarina solo destaca la presencia de vitamina E y K.

Las margarinas se enriquecen con vitaminas añadidas
Tanto las vitaminas A y E son potentes antioxidantes, mientras que la vitamina D favorece la absorción del calcio.

¿Llevan mucha sal?
Suelen tener una gran cantidad de sodio concentrado pero la cantidad depende de cada fabricante y de si es mantequilla o margarina con o sin sal añadida. Hay cocinas que suelen utilizar la mantequilla más dulce y recetas que requieren la mantequilla salda para realzar sabores.

Una margarina con sal añadida (0,9 g de sal por cada 100 g), la ración será de unos 10 g, que aportarían unos 0,09 g de sal. Y sin sal añadida (0,3 g de sal por cada 100 g), una ración aportaría en torno a los 0,03 g de sal.
Fíjate en las etiquetas cuando las compres.

Esther Gil, Dietista Nutricionista y Directora de la Clínica de Nutrición y Dietética Esther Gil, aconseja que leamos siempre el etiquetado y que escojamos la margarina sin ácidos grasos trans. Así como que nos fijemos en que aparezca la frase: “Sin aceite de palma”».
Aunque un consumo puntual de estos productos puede tener cabida en una dieta saludable, lo ideal, siempre seguirá siendo la elección del aceite de oliva virgen extra, que es cardiosaludable.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído