Mitos sobre alimentos, ¿Engorda o no engorda?

Mitos sobre alimentos, ¿Engorda o no engorda?
Mujer YT

Hay alimentos de los que se dice, sin ningún tipo de evidencia científica, que contribuyen a ganar peso. Otros, por el contrario, tienen fama de ser beneficiosos en las dietas de adelgazamiento. ¿Qué hay de cierto en todo ello? ¿Es verdad que el azúcar engorda? ¿Tiene sentido privarse de las patatas en un régimen contra los kilos de más? ¿El gin tonic tiene menos calorías que otras bebidas alcohólicas? Veamos que hay de cierto en algunos de estos mitos.

El pan engorda
Cada 100 gramos de pan blanco contiene unas 250 kilocalorías. Con frecuencia atribuimos al pan un excesivo aporte calórico que, en realidad, se debe al acompañamiento (salsas, mantequilla, patés, quesos, embutidos, etcétera…).

La idea de que el pan tostado (colines, toast, o la corteza) engorda menos que la miga también es errónea. La miga contiene más agua y por eso presenta un aspecto esponjoso. En igualdad de peso, la corteza tiene más calorías que la miga: 100 g de pan tostado contienen 350 kcal. En cambio el pan tostado produce una sensación mayor de saciedad.

Una posibilidad para reducir calorías consiste en sustituir el pan blanco por integral. Además, el pan integral aporta una cantidad extra de fibra, minerales y vitaminas del grupo B, según cd.

El azúcar engorda
La mala fama del azúcar proviene de su relación con las caries, la obesidad y la diabetes. Sin embargo, es un alimento energético (400 kcal por cada 100 g) que se encuentra en muchos alimentos, desde la fruta hasta la miel.

En ocasiones se relaciona el azúcar con los bollos, pasteles y chocolates. En estos alimentos el principal aporte calórico se encuentra en las grasas con que se elaboran y no tanto en el azúcar.

Una forma para reducir las calorías se encuentra en el empleo de edulcorantes artificiales, como sacarina, aspartamo o ciclamato.

Las vitaminas engordan
Las vitaminas no tienen calorías, por lo que no engordan. Son nutrientes esenciales para el organismo, pero no aumentan el apetito, capacidad que se les ha atribuido. Tampoco contribuyen a incrementar la memoria, prevenir la gripe o mejorar el rendimiento sexual, como se ha sugerido.

Las patatas engordan
La patata contiene entre un 75 y un 80 por ciento de agua. El resto de su composición son hidratos de carbono, principalmente almidón. La patata no es un alimento hipercalórico, pues sólo aporta 85 kcal por cada 100 g. Esto significa que tomadas cocidas o hervidas tienen menos calorías que un filete de ternera, un yogur entero o un vaso de leche.

Lo que sí engorda es el aceite (cuando se toman fritas), la mantequilla (en el puré) o las salsas que las acompañan.

El aceite crudo tiene menos calorías que frito
El aceite aporta las mismas calorías frito que crudo. Da igual tomarse unas verduras rehogadas en aceite que aliñadas en frío con la misma cantidad de esta grasa.

Tampoco influye el grado de acidez o la procedencia del aceite en el aporte calórico. El aceite de oliva tiene las mismas calorías que el de maíz, girasol, sésamo o cacahuete.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído