Los 3 errores más frecuentes al comenzar con el ayuno intermitente ¡Evítalos!

1. Empezar con el ayuno intermitente sin planificar

A la hora de comenzar a hacer ayuno intermitente es fundamental planificar bien en que momento del día comenzará el periodo de ayuno y cuando pasaremos al de alimentación. Factores como la hora a la que entrenamos o nuestras horas de trabajo son importantísimos para definir cuando hacer cada periodo.

Por ejemplo, no deberíamos de entrenar nada más terminar el periodo de alimentación. Idealmente deberíamos de entrenar al final del periodo de ayuno, antes de comenzar el periodo de alimentación o durante el periodo de alimentación. Lo mismo pasa con el trabajo. Es más complicado aguantar un ayuno si estas aburrido en casa, las horas de trabajo ayudan a hacerlo más llevadero al principio.

2. Pensar que puedes comer lo que quieras

Con ayunos largos, de 24 horas o más, es posible que no tengas que preocuparte mucho por lo que comes por que al final es difícil conseguir un superhábit calórico con tan poco tiempo de alimentación, pero la realidad es que, por mucho que ayunes si comes más de lo que quemas al final del día engordarás.

A nivel hormonal y a la hora de controlar el apetito el ayuno intermitente es una gran ayuda, pero, como con cualquier dieta del mundo, el balance calórico al final del día es fundamental para conseguir resultados o no, según vt.

3. Los macronutrientes importan

Este es otro de los errores comunes. No es solo calorías, es importante también cuidar los macronutrientes que consumismos durante el periodo de alimentación.

La proteína, como siempre, resulta fundamental a la hora de mantener nuestra masa muscular, pero en el caso del ayuno también es importante priorizar las grasas por encima de los carbohidratos. Aceite de oliva o productos como el aguacate o el salmón ricos en omega 3 son fundamentales cuando practicamos este tipo de ayunos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído