LA SALUD ES LO QUE IMPORTA

La guindilla: las bondades para la salud y porqué la debes consumir aunque te pique

La guindilla: las bondades para la salud y porqué la debes consumir aunque te pique
La guindilla. PD

Los griegos ni la conocían. Los romanos, tampoco. Ni siquiera los caballeros templarios o los sultanes moros, tan dados a las delicias de la mesa y sin embrago, la guindilla es esencial.

La guindilla fue descubierta por Cristóbal Colón y difundida después por los conquistadores y navegantes españoles.

Y desde entonces es un producto clave en el arte culinario universal.

A lo largo de todo el mundo, la guindilla se conoce con diferentes nombres. En México, en cuya gastronomía es un ingrediente básico, se denomina chile; en los países caribeños y sudamericanos (Cuba, Argentina, Perú…), ají; en Italia, peperoncino… Como morrón verde, rojo o amarillo o ají dulce se conocen las que no pican.

Y tan diversa como en su denominación, lo es en su forma, porque puede ser redonda, alargada, cónica, cúbica… y en su color, porque según el proceso de maduración, puede ser roja, amarilla, blanca, morada, púrpura, naranja, verde, etc.

En términos generales, las más grandes suelen ser las que menos pican.

Algunos consejos, a la hora de consumir guindillas:

  • Si pica demasiado es mejor no beber agua porque se agudiza la sensanción: la miga de pan sí mitiga el picor.
  • Después de tocar las guindillas, hay que lavarse bien las manos y nunca llevarlas a los ojos.
  • Para que no resulten tan picantes, se pueden retirar las semillas.
  • En los platos y los guisos, conviene ponerlas enteras o en trocitos grandes para que se puedan retirar si no se desea tomarlas.
  • Aunque, como todos los alimentos, la guindilla tiene beneficios, no es recomendable abusar de ella. Un consumo repetido resulta especialmente dañino para personas con problemas de acidez estomacal o úlceras.

No deben abusar de la guindilla quienes sufran de acidez de estómago, úlcera, hepatitis o hemorroides.

El exceso, el picante de la guindilla puede provocar irritaciones en las mucosas intestinales,  pero ingerida en dosis razonables, hasta es terapéuticas, como reseña la Academia Italiana del Peperoncino en uno de sus manuales:

  • Arteriosclerosis
    Las propiedades vasodilatoras y anticolectorol del pimiento picante son reconocidas por todos. A ellas se une la acción de la vitamina PP, que hace elásticos los capilares, y de la vitamina E, que aumenta la oxigenación de la sangre.
  • Artristis, reumatismos
    Usado sobre el cuerpo, externamente, la guindilla tiene un efecto revulsivo, es decir, dilata los capilares y calienta.
  • Afrodisíaco
    Algunas teorías defienden que la comida picante es afrodisíaca por su alto contenido en vitamina C (que estimula la producción de endorfinas). Tiziana Valpiana, en su libro, «Il peperone» (El pimiento), escribe: «La característica fundamental de la guindilla es sin duda la de ser una planta vital, en grado de estimular las funciones vitales de nuestro organismo. ¿Y cuál es más vital que la pulsión sexual?»
  • Cáncer
    Estudios fiables han demostrado que la capsaicina reduce el crecimiento de las células cancerosas. El famoso oncólogo Giulio Tarro afirma que las sustancias presentes en la capsaicina refuerzan las defensas inmunológicas frente a los tumores. La importancia y el papel de la vitamina C en la lucha contra los tumores ha sido subrayada por muchos investigadores. La vitamina C está presente en el pimiento picante en cantidad elevada
  • Depresión
    En China el pimiento picante rojo se utiliza contra la depresión. También en la India, donde la medicina tradicional ayurvédica, nacida hace 6.000 años, sostiene que la guindilla «estimula el espíritu y la sangre».
  • Enfermedades cardiovasculares
    La guindilla se aconseja en la curación preventiva del infarto y enfermedades cardiovasculares
  • Fermentaciones intestinales
    En el intestino el pimiento picante desarrolla una acción antiputrefacción y antifermentativa; impide que las toxinas pasen a la sangre.
  • Hemorroides
    Muchos renuncian al picante porque temen las consecuencias de las hemorroides. Se trata de viejos prejuicios y desinformación. En el 1857 la Academia médica francesa decretaba oficialmente la validez del pimiento picante contra todo tipo de hemorroides. Una cosa es segura: en pocas semanas desaparecen congestión y dolor. La acción terapéutica es debida a la vitamina K2, que es antihemorrágica.
  • Insuficiencia hepática
    Las cocinas orientales usan abundantemente el pimiento picante y superan así el problema del hígado y vesícula biliar.
  • Laringitis
    La guindilla funciona bien como descongestionante y antiinflamatorio contra la laringitis, ronquera y toses espasmódicas.
  • Prostatitis
    La medicina popular china prescribe caldo de pollo a la guindilla para estimular la emisión de orina de las personas que sufren de inflamación de la próstata
  • Venas varicosas
    Muchos testimonios documentan la curación de personas con varices. La mejora viene determinada por la disminución del colesterol en la sangre y por un mayor equilibrio en la presión que se obtienen con una dieta con guindilla.

NOTA.– Y una vez leído todo esto, que cada cual coma lo que quiera y asuma los ‘riesgos’

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído