LA SALUD ES LO QUE IMPORTA

Colesterol: las 8 comidas típicamente navideñas que tienen peligro

Colesterol: las 8 comidas típicamente navideñas que tienen peligro
La langosta en la cena de Navidad PD

Con toda la razón del mundo y sobre todo en esta época en que el español medio come a dos carrillos y suele vivir hasta pasados los 80, el colesterol tiene mala fama y da mucho miedo.

Es lógico, porque su exceso está asociado con enfermedades cardiovasculares: a mayor nivel de colesterol en sangre, mayor riesgo de sufrir un infarto.

Cierto que el colesterol que circula en sangre no proviene únicamente de los alimentos que consumimos; también es sintetizado por nuestro organismo.

Según los últimos estudios, poco más del 20 % del colesterol en la sangre proviene de los alimentos. La mayor parte es producida por nuestro cuerpo.

Dicho esto, resulta innegable que lo que comes influye y por eso, convencidos de que te vas a ponber como el kiko en estas fiestas, te damos esta lista:

  • Lácteos
    Cuidado con la leche entera y todo lo que lleve entre sus condimentos nata, mantequilla o margarina. Son alimentos ricos en en grasas saturadas, que juegan un papel esencial en la subida del colesterol. Conviene sustituir los productos enteros por lácteos semidesnatados o desnatados enriquecidos con vitaminas liposolubles.
  • Quesos
    En general, los que más grasas saturadas y colesterol tienen son los que han sido sometidos a un mayor proceso de curación y los de untar, como por ejemplo el gouda, el emmental, el queso de cabra curado, el parmesano y el brie. Y se puedo optar, mejor hacerlo por los de oveja o cabra prácticamente no tienen colesterol. Pero consumir siempre siempre con moderación.
  • Cordero
    Como otras carnes rojas y la ternera o el buey son dos ejemplos, el cordero es ‘millonario’ en colesterol y grasas saturadas. Si no puedes resistir la tentación, elige el trozo con menos grasa.
  • Jamón
    Como el resto de fiambres y embutidos, además de tener un exceso de sal, tienen elevadas proporciones de grasas saturadas y colesterol. Mejor ibérico que otro, pero sin pasarse.
  • Callos con garbanzos
    La casquería y las vísceras aportan vitaminas A, D, y B12 y minerales como el cobre y el potasio, pero hay que consumirlas con mucha moderación ya que su contenido en colesterol y grasas saturadas es muy elevado.
  • Turrón
    Los aliementos azucarados, la bollería industrial y los productos ultraprocesados, suelen tener altas concentraciones de grasas saturadas y trans y favorecen el aumento del colesterol.
  • Flan
    Si es del bueno, del que s ehace en casa o se compra en sitios de postín, lleva huevo, un producto que tradicionalmente se ha prohibido, porque su yema contiene un alto porcentaje de colesterol.
  • Mariscos
    Esto son palabras mayores, porque en la mesa del español es un producto casi preceptivo en Navidad. Las cigalas, las gambas o los langostinos tienen elevadas cantidades de colesterol en su composición. De la Langosta, ya ni hablamos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído