Las pistas ayudarán a evitar una intoxicación

Las 4 señales de que las conservas ya están en mal estado

Las 4 señales de que las conservas ya están en mal estado
conservas PD

La conservas suelen lograr mayor duración en el tiempo, pero la prevención es la principal herramienta a la hora de ahorrarnos una toxiinfección alimentaria. Ahora bien, no es la única fórmula para lograrlo, ya que existen otras señales que ayudarán a identificar una conserva ya en mal estado. 

El primer rasgo que define una conserva sospechosa es que la integridad de su contenedor está comprometida. Es decir, debemos rechazar toda lata que se encuentre abollada, oxidada o que al presionar su tapa ceda y luego vuelva a su posición inicial. Pero también los tarros de vidrio que al desenroscar su tapa no emitan el sonido típico de una ventosa al separarse de una superficie. Además, las latas que están hinchadas también pueden resultar peligrosas por dos razones: la primera de ellas es que el contenido se haya congelado y haya aumentado de volumen rompiendo el sello de la lata, y la segunda, que la hinchazón se deba a la acción de una bacteria, la Clostridium botulinum.

En este sentido, es posible que la lata haya sido víctima de una colonización de microorganismos con la tapa perfectamente cerrada. Una situación que se genera principalmente por la acción de bacterias anaerobias, es decir, que viven en espacios sin oxígeno. Sin embargo, no hay por qué alarmarse, este tipo de seres dejan prueba de su presencia en los envases por los que han pasado.

Las bacterias anaerobias generan una serie de reacciones químicas en el interior de los envases que dan lugar a la formación de gases. De esta manera, si al abrir una lata o un tarro el contenido estalla hacia el exterior o se oye una especie de silbido, debemos desechar estas conservas que pueden ponernos en riesgo. 

Además, es posible que observemos una espuma o burbujas en el contenido de latas y tarros de cristal, lo que también evidencia la presencia de microorganismos dañinos. Es fundamental, por tanto, que no sólo examinemos estas latas en casa, sino que lo hagamos en el propio supermercado y las descartemos de nuestra cesta de la compra.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído