20 HÁBITOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Variar los alimentos que se toman todos los días

Variar los alimentos que se toman todos los días
Gente sana y deportista. PD

La puesta en práctica de todo lo anteriormente expuesto nos dará equilibrio en nuestra alimentación y nos aportará los nutrientes que necesitamos para mantener la salud.

A la hora de llevarlo a cabo no debemos incurrir en la monotonía; afortunadamente poseemos una enorme variedad de productos y, como no hay alimentos con todos los nutrientes, por eso debemos combinarlos.

La dieta debe ser completa, variada, adecuada, suficiente e inocua.

Hay que combinar los grupos de alimentos en cada comida.

Es muy importante tratar de que los productos sean de temporada porque nuestra reloj biológico también se prepara para las estaciones; y a lo largo de las mismas iremos incluyendo y excluyendo una gran variedad de alimentos que jugarán un papel importante según la época en la que estemos.

La forma de cocinar siguiendo la estacionalidad también es importante, aportando, por ejemplo, más calor en invierno y más frescor en verano.

Apreciar la riqueza que nos proporciona la Naturaleza y lo que ella contribuye a nuestro bienestar, debe darnos impulso para conocer los alimentos de cada temporada y no emplear los que vienen de muy lejos y no se corresponden con lo que vivimos en ese momento.

Esto es algo que se ha perdido porque hoy en día tenemos alimentos de todo tipo en cualquier momento.

Identificar y revalorizar los alimentos autóctonos y prepararlos con técnicas tradicionales es un valor que nos enraiza con el lugar que habitamos.

Hablaremos ahora de la pirámide alimenticia que es la forma universal de saber lo que debemos comer.

De la pirámide convencional se ha pasado a la figura de un plato, que es una herramienta más gráfica, rápida y entendible para la mayoría de la población (aunque la pirámide era mucho más extensa y completa).

Este sistema viene implantado por el USDA (United States Department of Agriculture), y se emplea desde el 2011.

En este «plato» se recomiendan las porciones adecuadas para cada edad y persona; también ciertos alimentos deben ser sólo consumidos algunas veces por semana y no todos los días.

El plato del buen comer.

Con ello se quiere conseguir una dieta balanceada, evitar los excesos, reducir las cantidades de grasas saturadas y sal, y evitar las bebidas azucaradas:

  1. Cereales integrales
  2. Verduras
  3.  Frutas
  4. Proteínas sanas: pescado, ave, legumbres, frutos secos, huevo
  5.  Aceites saludables: oliva, sésamo y otros vegetales
  6. Agua natural
  7. Ejercicio: adecuado a la forma física y características de cada persona

Los tres primeros grupos de alimentos deben incluirse todos los días en la dieta, y en el caso de la fruta, varias raciones o piezas.

En el grupo de las proteínas están incluidas las leguminosas y los alimentos de origen animal porque ambos son alimentos de alto contenido proteico.

Este grupo es conveniente tomarlo 3-4 veces por semana y preferentemente carne magra, pescados azules, huevos de granja, y ocasionalmente sus derivados como embutidos y quesos.

Los alimentos de cada grupo pueden ser equivalentes y, por tanto, pueden sustituirse los unos por los otros; esto se puede aplicar sobre todo a los tres primeros grupos que poseen una grandísima variedad de productos.

Las raciones han ido aumentando con el tiempo en cantidad y tamaño, pero las porciones deben estar ajustadas siempre a las necesidades personales y ser cantidades moderadas, suficientes y proporcionadas.

Hay un aspecto importante que es el gusto personal, los caprichos, lo que nos apetece más en un momento dado, o las circunstancias concretas de salud; hay que dar expresión a todo esto pero estando siempre atentos a no excedernos para que no se produzcan desequilibrios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído