El confinamiento dotó a los españoles de unos hábitos alimenticios más saludables que ahora deben mantenerse

Dieta en tiempos de COVID-19: Cómo conservar la figura sin renunciar al anhelado regreso de las terrazas

Existen unos trucos que ayudarán a mantener el peso ideal, incluso saliendo a comer fuera

Dieta en tiempos de COVID-19: Cómo conservar la figura sin renunciar al anhelado regreso de las terrazas
Terrazas en Madrid PD

El regreso de las terrazas es una de las tentaciones más grandes tras el confinamiento.

El inicio del ‘buen clima’ y el anhelo por compartir con los seres queridos que antes solo estaban por pantalla se convierten en un ‘rival’ de la dieta.

Sin embargo, Carla Sánchez Zurdo realizó un listado de cuáles son los alimentos que se deben evitar en la ‘nueva normalidad’.

Los ‘clásicos vuelven’. Así que los refrescos que no sean ‘light’ o ‘zero’ hay que dejarlos atrás.

En este sentido, se recomienda sustituirlos por agua o, para darle un toque más veraniego, por bebidas sin alcohol.

Para el tapeo, lo idóneo es decantarse por encurtidos y las tapitas de jamón.

Según un estudio de Cambridge, más del 90% de los platillos principales que se venden en los restaurantes son excesivos en calorías, sodio, grasas y en particular grasas saturadas.

Un entrante y un platillo principal ya estarían cubriendo más de la mitad de la energía que necesitas en el día. Sin embargo, existen trucos para mantener la dieta:

  • Elegir bien el tipo de restaurante y su oferta gastronómica
  • Conocer las calorías del menú y de sus platos
  • Comer una pieza de fruta o snack saludable antes de salir de casa
  • Apostar por los platos simples, suelen tener menos ingredientes y son más sanos
  • Pide ‘algo verde’ en tu plato como acompañante
  • Compartir la comida es una fórmula para evitar los excesos
  • Comer despacio es una solución para dar tiempo al estómago de llenarse
  • ¿Postre?, quizá otro día o mejor entre varias personas

Reaprovechar el confinamiento

El confinamiento dotó de nuevos hábitos alimenticios a los españoles, muchos de ellos más saludables a los que se estaban teniendo hasta el momento.

El cocinar en casa hizo fundamental pensar más la compra y la calidad de los alimentos que se llevaban al hogar.

También se organizaron los horarios de comida, las cantidades y se crearon rutinas mucho más acordes con las necesidades del cuerpo.

La aproximación a la cocina facilitó un conocimiento más profundo de los alimentos y la forma más saludable de tratarlos. ¿Vale la pena desechar ahora todo esos conocimiento adquiridos?

El aumento del consumo de fruta, verdura y legumbres debe permanecer ahora que el ‘buen clima’ acompaña y que las terrazas están abiertas.

Es fundamental convertirlas en, al menos, la mitad o incluso tres cuartas partes del plato que vamos a disfrutar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído