Cuanta menos temperatura elijas para la nevera y el congelador, más consumo de energía supondrá

¿Sabes cuál es la temperatura ideal de tu nevera y congelador?

Estos electrodomésticos concebidos para enfriar necesitan atención pues, su eficiencia no está sólo en su capacidad de refrigeración. Por esta razón, para que funcionen en condiciones óptimas, es importante ajustar los grados a los niveles adecuados

¿Sabes cuál es la temperatura ideal de tu nevera y congelador?

El frigorífico y el congelador son dos de los electrodomésticos que más utilizamos y más dudas generan en cuanto al consumo eléctrico.

Estos equipos permanecen encendidos las 24 horas del día, por lo que resulta comprensible que sea un motivo de preocupación para el consumidor.

Por otro lado, para asegurar una adecuada conservación de todos los alimentos que guardamos en la nevera existen varias claves. Lo fundamental es seleccionar la temperatura óptima para el frigorífico y el congelador, de manera que el frío conserve los alimentos con las máximas garantías y, a la vez, se rebaje el consumo de energía.

Gracias a los electrodomésticos inteligentes, nos han facilitado el trabajo para sus instalaciones. Pero, es conveniente conocer las condiciones de temperatura del congelador y del frigorífico para ajustar al máximo las condiciones de refrigeración al consumo total de electricidad.

¿Cuál es la temperatura ideal del frigorífico?

Todo depende del modelo de frigorífico que tengamos en casa que pueden tener distintos sistemas para regular la temperatura, lo que está directamente relacionado con los grados de temperatura que puedes escoger:

Una rueda o ruleta:

Antiguamente las neveras y congeladores contaban con ruletas en las que indicabas la potencia a la que querías que los frigoríficos funcionasen, es decir en una ruleta con 5 niveles el 5 es máxima potencia y el uno es la mínima potencia.

Si dispones de alguno de estos equipos, puedes encontrarlos en el interior de la nevera y del congelador, y suele regularse del 1 al 5 o del 1 al 10. Lo recomendable es situarla en la mitad; salvo en verano o si el frigorífico está muy lleno, donde lo aconsejable es aportar más frío; o cuando no hay prácticamente alimentos, que puedes subir la temperatura.

Un display:

Actualmente, la gran mayoría de frigoríficos incorporan este sistema, gracias al que puedes introducir los grados de temperatura exactos que quieres que tenga tanto la nevera como el congelador, a través de una pantalla que hay en la parte exterior o interior de la puerta.

La temperatura aconsejable para el frigorífico es de 4º C, tanto para frigoríficos combis con congelador como frigoríficos de una puerta sin congelador. En función de lo lleno o vacío que esté, puedes ajustar la temperatura entre los 2º C y los 8º C.

Si tienes una nevera Bosch, en aquellas ocasiones en que esté llena hasta la bandera puedes activar la función Super Refrigeración, que durante varias horas alcanza la temperatura más baja posible para después volver automáticamente a la temperatura que había programada anteriormente.

La temperatura ideal del congelador es de -18º C, aunque tanto los congeladores de los combis como los congeladores de una puerta te permiten ajustar la temperatura entre los -16º C y los -24º C, en función de tus necesidades. A estas temperaturas, alimentos como la carne y el pescado mantienen sus propiedades y eliminan bacterias como la toxoplasmosis o el anisakis.

Además, debes tener en cuenta que cuanta menos temperatura elijas para la nevera y el congelador, más consumo de energía supondrá. 

Recomendaciones

Para conseguir la mejor conservación de los alimentos, es importante que las temperaturas seleccionadas se mantengan estables.

Lo primero es no dejar la puerta abierta durante periodos muy largos.

Ten presente, nunca guardar comida caliente en el frigorífico. Si lo haces en un tupper, espera a que esté a temperatura ambiente para no aumentar la temperatura del interior y, por tanto, el consumo de energía, y tampoco estropear el resto de alimentos del interior del frigorífico.

Sin embargo, si tienes un frigo Bosch esto ya no será un problema. Por un lado, puedes activar la función Super Refrigeración. También está disponible la función Super Congelación, que puedes activar antes de meter alimentos frescos en el congelador para reforzar con más frío y evitar que aumente la temperatura.

También, el centro de los alimentos se congelará más rápido, consiguiendo que conserven mejor su aspecto, valor nutritivo y vitaminas.

Otro dato importante es no amontonar los alimentos para que el frío circule libremente por la nevera.

Es recomendable, ordenar correctamente los alimentos en las baldas y los cajones que corresponden.

Si tienes un frigorífico Bosch, activa el sistema MultiSensor, cuyos sensores ayudan al mecanismo del frigorífico a que vaya readaptando su funcionamiento en función de la temperatura de cada compartimento.

¿Qué pasa si te vas de viaje? No pasa nada, existen los frigoríficos inteligentes con Home Connect te informan en todo momento de su estado. Estés donde estés podrás modificar la temperatura del frigorífico o del congelador, así como activar o desactivar funciones según la necesidad de cada momento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído