¿Por qué las semillas de cannabis son un excelente complemento nutricional?

¿Por qué las semillas de cannabis son un excelente complemento nutricional?

Puede que eso de incluir semillas de marihuana en tu alimentación te suene a muy moderno, una propuesta relacionado con tendencias de medicina alternativa u opciones de alimentación minoritarias como la vegana. ¡Te equivocas! Tampoco es un producto exclusivo de las civilizaciones orientales. El poder nutricional de estos pequeñas “tesoros” se conoce desde hace siglos. Lo que ha sucedido es que ahora se han contrastado científicamente estas cualidades. Además, se ha mejorado la oferta con variedades como las semillas de rápida floración. Es todo un universo de posibilidades que tienes que conocer porque será difícil que te resistas a incorporarlo a tu dieta.

Empezamos por recordarte que, aunque estemos hablando de marihuana o cannabis, estas semillas nada tienen que ver drogarse o con los efectos psicotrópicos que buscan quienes consumen estas plantas de forma lúdica. Es la misma planta, pero una variante diferente que, precisamente, se caracteriza porque carece de THC, la sustancia que provoca esas reacciones psicoactivas en nuestro sistema nervioso central. Por este lado, puedes consumirlas con la máxima tranquilidad, solo tienen efectos positivos para tu salud.

Un “descubrimiento” que siempre ha formado parte de nuestra alimentación

Silenciosas compañeras de viaje de la Humanidad desde hace miles de años, las semillas de cannabis ha contribuido a mejorar la salud de una gran parte de la población que no tenía acceso a otro alimento desde hace mucho tiempo. Desde luego en China, donde fueron un integrante habitual de la dieta al menos desde el siglo X. Además, formaban parte del selecto grupo de los 5 granos principales que se usaban en la china antigua. Y ¿qué pasa con el mundo occidental? Pues, sorprendemente, se han encontrado vestigios de que las semillas de cannabis se consumían en Europa en los tiempos de hambruna. Estos datos históricos han sido avalados por los estudios publicados en 2018 en la prestigiosa revista Phytochemistry Reviews.

Es curioso porque, aunque ahora es más frecuente usarlas descascaradas, en aquella época en la que había un porcentaje elevado de gente con severos problemas nutricionales, las semillas de marihuana se tomaban con cáscara. El valor alimenticio es el mismo, pero la versión pelada es mucho más agradable al tacto. Así que, dado que se comercializan en las dos variantes, te recomendamos que las que forman parte de tu despensa sean semillas de cannabis sin cáscara. De esta forma, disfrutará mucho más de su sutil y delicado sabor a nuez añadiéndoles cómodamente a cualquiera de tus platos habituales.

Las semillas de cannabis consideradas una especie de súper alimento

Seguro que has caído en la tentación de incorporar a tu cocina alguno de los productos que se han puesto de moda en los últimos años bajo la denominación de “súper alimentos”. Desde las semillas de chía a la cúrcuma, pasando por el kale o las bayas de goji. Sin olvidarnos de la omnipresente quinoa, hasta hace poco una gran desconocida en los hogares europeos y que ha migrado desde su América original para acaparar un espacio privilegiado en nuestras despensas. ¿Conoces a alguien que no la consuma?

Bien, pues todas las indiscutibles propiedades nutricionales de estos alimentos, y de otros muchos que no hemos citado pero que comparten sus cualidades, se quedan cortas al lado de las que ofrecen las semillas de cannabis. Al menos es lo que se desprende de los últimos análisis de los aportes alimenticios de estas semillas. Con una indiscutible ventaja, están concentradas en unos porcentajes tan altos que basta con incluir 30 gramos (unas tres cucharaditas) para asegurarte el consumo diario de los principales nutrientes que necesita un organismo para estar sano y equilibradamente alimentado.

Las cifras hablan por sí solas. Y recuerda que estamos hablando de tres cucharadas que puedes añadir en una comida o repartir a lo largo del día en batidos, salsas, zumos, ensaladas, cremas, sopas… una lista no tiene fin, porque las semillas de cannabis pueden ingerirse crudas, cocinadas o exprimidas según gustos y necesidades. En todo caso, lo que no cambia es su contenido nutricional. Para empezar, aportan 10 gramos de proteína, 3 gramos de carbohidratos y 15 gramos de grasas saludables, en las que destaca la presencia de los principales aminoácidos esenciales (entre ellos el omega 3 y 6).

En esa misma cantidad haya, además, una interesante proporción de fibra, que te garantiza una mejor funcionalidad del aparato digestivo, entre otras cuestiones porque evitas el estreñimiento. Finalmente, los principales minerales que necesitamos están presentes en cantidades significativas en las semillas de cannabis: fósforo, calcio, magnesio, hierro o zinc, entre los más importantes. En todos los casos, en una proporción entre un tercio y la mitad delo que se recomienda consumir a diario. Eso sí, según todos los expertos, es esencial que tengas cuidado al elegir tu proveedor de semillas. Centros especializados en este producto y sus derivados, como Sensoryseeds, son la única garantía de adquirir un producto de excelente calidad. Y, encima, al tratarse de tiendas online, comprar semillas de cannabis no puede ser más cómodo y rápido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído