EN ESPAÑA EXISTE UN PREDOMINIO DE ESTE TIPO DE CARNE DE POLLO

Pollo con rayas blancas: por qué debes huir de él cuando lo veas en el súper

La cría intensiva de aves de corral genera una patología muscular en los pollos cuyo resultado es, entre otras cosas, la aparición de estrías superficiales

Pollo con rayas blancas: por qué debes huir de él cuando lo veas en el súper

Teniendo en cuenta que cada español consume alrededor de 12,37 kilos de carne de pollo al año por sus beneficiosas propidades y delicioso sabor, resulta vital tener en cuenta un detalle que ha puesto sobre la mesa la organización británica pro derechos de los animales The Human League en relación a las rayas blancas o estrías que atraviesan algunas piezas de este tipo de carne y que pueden encontrarse en los supermercados.

Según ha denunciado la entidad, “la aparición de estrías blancas se debe a una enfermedad muscular que encontramos entre el 50% y 90% de los pollos de cría intensiva».

«Una de las consecuencias de la intensa selección genética para el crecimiento de las aves de corral es la aparición de anomalías en los músculos de la pechuga de pollo, como rayas blancas superficiales», expresó tiempo atrás una investigación de la Universidad de Bolonia.

Además, tal y como ha publicado la casa editorial Oxford Academic, la mencionada patología muscular afecta únicamente a los pollos modificados genéticamente, que sufren afecciones como la distrofia muscular hereditaria o la miopatía nutricional, en buena parte, a raíz del déficit de Vitamina E y de otros nutrientes.

Si bien es cierto que por el momento no existe ningún tipo de evidencia que señale que estas muescas puedan afectar a la salud de los consumidores, sí se ha demostrado que los valores nutricionales de la carne cambian notablemente, aportando mayor cantidad de células grasas y presentando un 9% menos de proteínas, un 10% menos de colágeno y entre un 7% y un 21% más de calorías que un pollo sano.

 

«Las aves se crian selectivamente para obtener un músculo de la pechuga más grande, que ahora ha aumentado de tamaño en dos tercios respecto a un pollo tradicional», han puntualizado.

En España existe un absoluto predominio de este tipo de pollo frente a otros de crecimiento más lento y, puesto que la previsión es que la demanda de la carne de pollo siga creciendo, es muy probable que la situación termine desencadenando la total normalización de prácticas poco respetuosas con los animales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído