El 'Mosquito Device' se probará en La Coruña

Repelente contra el macrobotellón

Emiten un molesto pitido que sólo escuchan los menores de treinta

En España todavía no hay legislación que los tenga en cuenta y no están prohibidos

No son letales, pero molestan una barbaridad. Sobre todo a los menores de 30 años. Las armas sonoras son la última propuesta para controlar a los jóvenes y acabar con la fiesta del botellón. Con eso y con cualquier actividad cercana a la localización del Mosquito Device. Porque, para los que no hayan oído hablar de él, se trata de un aparato electrónico capaz de emitir un molesto pitido a 17,5 Khz de frecuencia [ESCUCHAR AUDIO].

Si pasa de la treintena en edad, puede estar tranquilo porque ni siquiera va a notar su presencia. Si no, ya puede tener siempre a mano su reproductor de música porque, a partir de ahora, podría escuchar ruídos desagradables mientras pasea por las calles de su barrio.

Según ABC, la razón de esta discriminización generacional se basa en un fenómeno de la naturaleza humana: la presbiacusia. Este trastorno hace que el pabellón auditivo envejezca y pierda la sensibilidad a las frecuencias por debajo de 17,5 Khz. Por eso se está planteando como el «arma idónea» para combatir las reuniones callejeras.

HAN LLEGADO A ESPAÑA
En Gran Bretaña ya se utilizan. Los supermercados y las grandes cadenas de comida rápida llevan casi cuatro años usándolos para evitar el vandalismo o las reuniones de adolescentes en sus puertas. Otros países europeos como Francia o Bélgica lo consideran una «salvajada» y sus leyes se mantienen firmemente en contra.

El caso español aún está por ver. Todavía no hay legislación que los tenga en cuenta, por lo que cualquier interesado puede comprar uno de estos aparatos a través de Internet. Sólo cuestan 700 euros y no están prohibidos. A pesar de que los efectos que pueden causar en la salud de los «oyentes» no han sido estudiados.

Los gallegos serán los primeros en comprobar su efectividad. Dentro de dos días, el antropólogo y artista sonoro Chiu Longina llevará a cabo un experimento para abrir el debate sobre la moralidad de utilizar este tipo de armas.

  • «El objetivo no es adoptarlo como un arma contra el botellón sino prohibir ese sonido y despertar esas conciencias, abrir el debate sobre la brecha que existe entre jóvenes y adultos y llamar la atención sobre esos dispositivos que demonizan a los jóvenes».

Esta actividad se enmarca en el taller Sonido y poder. Tecnologías sonoras de control social, y tendrá lugar en la una plaza pública de La Coruña en la que suelen reunirse multitud de jóvenes para hacer botellón. Allí colocará un mosquito que «atacará» a los chavales desde las doce de la noche hasta las seis de la mañana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído