La morfopsicología revela los secretos de una persona a través de su fisionomía

¿Es vago o muy trabajador? La clave está en los rasgos de su cara

Cuatro fotos del candidato bastan para desnudar su personalidad

El morfopsicólogo es capaz de ver el delito en la faz de una persona

La cara es el espejo del alma. Pero sólo unos pocos pueden extraer de unos simples rasgos las revelaciones más profundas de una personalidad.

Según publica Arturo Checa en larioja.com, en un artículo titulado «Los rasgos de la cara desenmascaran a un mal político o a un aplicado empleado», el trabajo de los morfopsicólogos consiste en desentrañar, a través de la fisionomía, los secretos del ser humano. Así pues, con tan sólo un rápido vistazo a sus rasgos, se puede desenmascar un mal político o detectar a un aplicado empleado.

Julian Gabarre es el primer español diplomado por la Sociedad Francesa de Morfopsicología:

«Cuatro fotos del candidato bastan para desnudar una personalidad. Una de frente sirve para ver cómo se vende el individuo, su careta»

«Son los dos perfiles los que revelan su verdadera cara: su sentido de la fidelidad a la empresa y si es un trabajador o un vago. De lado, uno no puede controlar su gesto y se delata»

Estos son algunos rasgos en los que se fija un experto en morfopsicología aplicada a los recursos humanos:

  • Una boca lo más pequeña posible: prueba de alguien ahorrador.
  • Una mandíbula suficiente aunque no demasiado angulosa: indicativo de un individuo paciente.
  • Un surco central recorriendo a lo ancho la frente de un directivo: combina equilibradamente reflexión con pragmatismo, imaginación y decisión.
  • Un político con un perfil del rostro ‘en ocho’: delata una naturaleza con una peligrosa inclinación a la corrupción.
  • Pómulos suficientemente diferenciados y una nariz carnosa: una persona con capacidad para las relaciones humanas y el afecto.

UNA TÉCNICA EN AUGE

Gabarre ha asesorado con su técnica a una veintena de empresas de restauración, automoción, mercado inmobiliario, ortopedia, publicidad, textil… También analiza con detalle las fotos de los jefes:

«Los superiores suelen contratar a quienes piensan como ellos y así no suman ni multiplican, se quedan igual. Hay que buscar perfiles complementarios. Como los cables eléctricos. En contacto, se repelen. Bien combinados, permiten conducir la luz»

IDENTIFICACIÓN DE DELINCUENTES

El morfopsicólogo es capaz de ver el delito en la faz de una persona, algo que confirma la propia Policía Científica en un informe.

Tras estudiar a una decena de detenidos, el experto fue capaz de identificar a los dos estafadores, un par de atracadores, cuatro autores de robos con fuerza y dos arrestados por lesiones.

«No soy ningún adivino. Simplemente deduje qué delito habrían cometido mediante la tendencia natural de su rostro»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído