El investigador impulsa la creación de un superordenador que reproduzca el funcionamiento del cerebro humano

Henry Markram: «El cerebro de Einstein consumía más energía»

Henry Markram: "El cerebro de Einstein consumía más energía"
Einstein.

Cualquier científico soñaría con una herramienta en la que pudiera repetir una y mil veces sus experimentos, cometer errores sin consecuencias y cruzar sus resultados con los de colegas de cualquier parte del mundo.

Todo eso sin abrir en canal una rata ni repartir pastillas en países del Tercer Mundo.Y, por supuesto, sin esperar una década a conocer si su trabajo ha tenido éxito o es un fiasco.

Este «santo grial» de la ciencia, por ahora solo una iniciativa, se llama Proyecto Cerebro Humano y pretende conseguir en 2023 una especie de avanzadísimo supercomputador que pueda simular el funcionamiento de nuestra mollera.

Henry Markram (1962), investigador de la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne en Suiza, es el principal impulsor de este colosal instrumento y lo entrevista Judith de Jorge para ABC:

—¿Qué hace tan especial al cerebro humano?

—¡Nadie lo sabe!, pero tiene regiones que no aparecen en otros animales. Hay algunos elementos que son indicativos, como su tamaño, grande en relación al del cuerpo. Quizá el animal más parecido sea el delfín.

—¿Cómo será nuestro cerebro en el futuro? Vivimos cada vez más años en cuerpos que se mantienen en forma, pero entonces aparece el alzheimer, las demencias…

—Hay que tener en cuenta que, a diferencia de otras células del cuerpo humano, las de la piel, por ejemplo, que se van reciclando, las del cerebro componen una estructura muy particular. Vives con las mismas células neuronales durante toda la vida, aunque se estima que se pierden 10.000 cada día. Es importante mantener saludables esas neuronas más tiempo.

—¿Qué puedo hacer para lograrlo?

—Cambiar, sorprenderte. Aprender cosas nuevas, hacer nuevos amigos, viajar, tener retos, estímulos… Eso es el alimento del cerebro.

—¿Influye la dieta?

—Es aconsejable tomar antioxidantes, antiinflamatorios naturales —como las especias— y carbohidratos complejos. Hay que evitar las toxinas y los aditivos artificiales que prolongan la duración de los alimentos. Así, si uno no enferma, se puede llegar a los 120 años.

—¿Por qué es tan diferente el cerebro entre dos personas? ¿Qué distingue a un premio Nobel?

—Desde la perspectiva de la evolución, todos nuestros cerebros son prácticamente idénticos, pero para nosotros hay grandes diferencias. Quizá una de las claves sea la energía que consume el cerebro. Esto está muy relacionado con las células gliales, células que proveen la energía metabólica para que el cerebro funcione. Por ejemplo, el de Einstein no tenía más neuronas, pero sí más células gliales. Su cerebro consumía más energía.

 

LEER COMPLETO EN ABC

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído