Influyen en nuestros estados emocionales y en nuestras formas de actuar

Las once obsesiones con las que la gente suele amargarse la vida

Las once obsesiones con las que la gente suele amargarse la vida
Mujer, tristeza y televisión. PD

Existen una serie de once ideas irracionales básicas que frecuentemente utilizamos las personas para amargarnos la vida.

Estas fueron formuladas en la década de los años setenta por el doctor Albert Ellis, y las recoge el psicólogo clínico Carlos Mateo en la Enciclopedia «La psicología que nos ayuda a vivir» (dirigida por María Jesús Álava Reyes y editada por La Esfera de los Libros).

Estas ideas irracionales, que influyen en nuestros estados emocionales y en nuestras formas de actuar, son las siguientes:

  • 1. Los seres humanos necesitamos apremiantemente ser amados, respetados y aprobados por cualquier persona significativa de nuestro entorno (familia, trabajo, barrio…)
  • 2. Para considerarnos válidos como personas debemos ser competentes y capaces de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles.
  • 3. Ciertas personas son viles y malvadas, y deben ser severamente culpabilizadas y castigadas por ello.
  • 4. Es terrible y catastrófico que las cosas y las personas no sean como a nosotros nos gustarían que fueran.
  • 5. La desgracia humana es atribuible a causas externas a nosotros mismos, y por tanto apenas podemos ahcer nada para controlar nuestras penas y perturbaciones.
  • 6. Si algo puede ir mal o ser peligroso, hemos de preocuparnos terriblemente por ello, y permanecer en constante estado de alerta ante la posibilidad de que tal cosa ocurra.
  • 7. Es más fácil evitar las responsabilidades y dificultades de la vida que afrontarlas.
  • 8. Siempre necesitamos a alguien fuerte en nuestro entorno, en quien poder confiar y de quien poder depender.
  • 9. La historia personal de cada uno es determinante en nuestra conducta actual, y cualquier cosa que nos haya conmocionado en algún momento de nuestra vida nos seguirá afectando indefinidamente.
  • 10. Debemos sentirnos tremendamente preocupados por los problemas y perturbaciones de los demás.
  • 11. Siempre existe una solución perfecta para los problemas de las personas, y si no somos capaces de encontrarla, inevitablemente nos sobrevendrá la catástrofe.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído