España está a la cabeza de la infidelidad en Europa

¿Es España un país de cornudos como sostiene el director de Ashley Madison?

...¿Por qué somos infieles?... Según los psicólogos, el amor dura unos 900 días... Sólo un 5% de la población es monógama

¿Es España un país de cornudos como sostiene el director de Ashley Madison?
Amor, sexo, pareja, placer y humor. PO

Lo dice Christoph Kraemer, portavoz en España de Ashley Madison, la página web de contactos para infieles más visitada del mundo.

La web nació en Canadá hace once años y ahora está presente en 30 países, todos los continentes, con más de 21 millones de usuarios.

«En España llevamos desde 2011 y tenemos más de 1.100.000 inscritos, lo que la posiciona a la cabeza de los países europeos en lo que a infidelidad se refiere».

«En España tenemos una tasa de mujeres más alta que la media europea, más del 40%. Las españolas han tenido que luchar más en poco tiempo para conseguir derechos que ya existían en otros países europeos».

«Todos los estudios sociológicos dicen que entre el 60% de la población es infiel alguna vez en su vida».

Las cifras son impactantes. El perfil medio de los usuarios españoles es de 42 años en el caso de los hombres y de 35 en el de las mujeres. Los hombres que usan esta red en busca de aventuras son casados (88%), altos directivos (11%) y empresarios (13%).

Respecto a las mujeres, el 67% están casadas, el 19% son amas de casa y el 14% ocupan cargos de administración de empresas.

Ellas tienen una media de 1,4 amantes por año y ellos de 2,4, según la compañía, que cuenta con 1,1 millones de usuarios en España.

En ‘The Huffington Post’, que este 3 de noviembre de 2013 dedica un amplio espacio al asunto, la explicación que da Raúl Espert, profesor titular del departamento de Psicobiología de la Universidad de Valencia, es que la ‘naturaleza’ es así:

El amor es un «pelotazo» que dura 900 días de media. Durante los primeros cien se activa una región del cerebro que genera hiperactividad: toda la energía se focaliza en la pareja y no existe nada más. A los 300 días ese fogonazo de pasión pierde llama y a los 900 se apaga. Nuestro cerebro no está programado para la monogamia.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído