Lo cotidiano y la rutina

Hábitos: las 10 costumbres que más perjudican a nuestro cerebro

No desayunar o tener reacciones violentas no es nada aconsejable...

Hábito, costumbre, rutina, tiempo
Hábito, costumbre, rutina, tiempo. PD

Los seres humanos somos animales de costumbres.

Los hábitos desempeñan un papel importante en nuestras vidas y en la sociedad en general.

Pero atención, porque si nuestras rutinas cotidianas se vuelven demasiado monótonas, pueden hacer que nuestro cerebro se sienta aburrido y poco estimulado.

Esto lleva indefectiblemente a la falta de motivación y a una caída de la creatividad, además de incrementar la rigidez mental.

Aquí hay algunas razones por las cuales los seres humanos tienden a ser animales de costumbres:

  1. Eficiencia y conservación de energía: Adoptar ciertas rutinas y comportamientos habituales puede ayudarnos a conservar energía mental y física. Cuando realizamos tareas cotidianas de manera repetida, como cepillarnos los dientes o conducir al trabajo, no requerimos la misma cantidad de esfuerzo cognitivo que si tuviéramos que pensar detenidamente en cada paso cada vez.
  2. Seguridad y predictibilidad: Las costumbres proporcionan un sentido de seguridad y predictibilidad en nuestras vidas. Saber qué esperar en ciertas situaciones nos ayuda a sentirnos más cómodos y a enfrentar el mundo con confianza.
  3. Cultura y sociedad: Las costumbres también están relacionadas con la cultura y la sociedad. Siguiendo las normas y tradiciones de nuestra sociedad, nos integramos mejor y nos relacionamos de manera más efectiva con los demás. Las costumbres también pueden ser una forma de transmitir valores y creencias culturales a las generaciones futuras.
  4. Automatización: Nuestro cerebro tiene la capacidad de automatizar muchas tareas a través de la repetición. Esto nos permite realizar actividades cotidianas con poco esfuerzo consciente, lo que libera nuestra atención para otras tareas más importantes.

EL CEREBRO Y LOS RIESGOS DE LA RUTINA

Un cerebro saludable es fundamental para llevar en general una vida sana, sin embargo, con frecuencia se ponen en práctica distintos hábitos que resultan perjudiciales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuáles son esas actividades cotidianas que lo dañan?

Aquí está una lista de todo aquello que se debe evitar para mantener nuestra mente en buen estado:

  • 1. No desayunar
    Las personas que no toman desayuno no poseen un nivel óptimo de azúcar y proteínas. Estos nutrientes son necesarios, sobre todo en las primeras horas del día, ya que evitan la degeneración del cerebro.
  • 2. Reacciones violentas o estrés prematuro
    Hay que tratar de evitar cualquier reacción sorpresiva o estrés, ya que causan el endurecimiento de las arterias del cerebro. Si estas se fortifican, la capacidad mental disminuye con el tiempo.
  • 3. Fumar
    El mal hábito de fumar disminuye la masa encefálica. Esta se encarga de las funcionas voluntarias. Por otro lado, los adictos al tabaco son más propensos a sufrir de Alzheimer.
  • 4. Consumo elevado de azúcares
    El exceso de azúcar interrumpe la absorción de proteínas. Si el cuerpo no consume de manera correcta diversos nutrientes, el desarrollo del cerebro se ve interferido por la mala alimentación.
  • 5. Exposición constante a ambientes contaminados
    El cerebro es el órgano que más oxígeno consume. Si se está por mucho tiempo en algún lugar contaminado, disminuirá el suministro de oxígeno al cerebro. Como consecuencia habría una deficiencia cerebral.
  • 6. Dormir poco
    Dormir 8 horas diarias hace que el cerebro pueda descansar. Si uno duerme poco, se acelera la muerte de las células cerebrales.
  • 7. Cubrirse la cabeza mientras duerme
    Cuando uno duerme con la cabeza cubierta, aumenta la concentración del dióxido de carbono (CO2) en el cerebro. Esto ocasiona efectos muy dañinos en este órgano.
  • 8. Forzar al cerebro durante una enfermedad
    Trabajar o estudiar mucho cuando se está enfermo es muy dañino para el ser humano. El realizar frecuentemente este hábito, provocará una disminución en la eficacia de este órgano a largo plazo. Se recomienda descansar cuando uno está mal de salud.
  • 9. Ser solitario. La corteza prefrontal es más grande cuanto mayor es el número de amigos con los que contamos, según un estudio británico.
  • 10. No comer las cantidades adecuadas. Tras estar a dieta se activan genes ligados a la longevidad y al buen funcionamiento del cerebro.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído